Get Adobe Flash player
HEADER2018
OCTAVA | ESTUDIANTES

Silbando bajito la Octava se prende

La 99 sigue agazapada a la espera de que los de arriba se caigan. Con este triunfo llegó a los 23 y quedó a 5 del líder Boca.

OctavaEDLPUNIONFranco Ángel capturó el rebote del arquero en área y facturó (Foto: Blas Bonafini)

BrunoValenti

A esta altura el papel propio deberá estar por encima de todo. Ganar y esperar, esa es la fórmula. La Octava no se baja de la pelea y ayer lo confirmó ganándole con mucha solidez a Unión por 2 a 1. Los tantos albirrojos fueron de Franco Ángel (8) y Juan Quintana (4).

Estudiantes planteó el partido entendiendo su rol de favorito. Tomó la iniciativa, puso la pelota al piso y siempre que pudo, jugó. Sin embargo, el primero en avisar fue Unión: el Tatengue aprovechó un hueco en la última línea albirroja e hizo trabajar a Radiciotti que con una mano mandó al córner un buen remate cruzado de Federico León.

Fue solo un aviso, a partir de ahí el team de Mauricio Perotti ajustó las marcas y comenzó avanzar en el terreno de juego. Fue así como a los 25 minutos sacudió el marcador y se puso 1 a 0 arriba. Matías González sacó un “remate-buscapié” al área, Vaona no pudo controlar y quien estaba en el lugar justo era Franco Ángel; el delantero hizo el esfuerzo y desde el piso mandó la pelota a la red.

El primer tiempo se fue diluyendo en una meseta de juego inconexo pero sin peligro para el local.

El inicio del complemento le dio la derecha al equipo albirrojo para empezar a cerrar el partido y no falló. Iban 5 cuando Franco Rodriguez efectuó un excelente quite en tres cuartos de cancha, levantó la cabeza y habilitó a “Cascote” para que termine la jugada de la mejor manera: infalible remate cruzado y gol del Pincha.

Con el correr de los minutos Estudiantes se fue adueñando de todos los sectores de la cancha. Lleno de confianza, el Pincha armaba buenas jugadas colectivas y hacía fácil lo difícil. Cumplido el cuarto de hora, Gianluca Conforti no pudo coronar una jugada llena de toques, desmarques y claridad.

El Tatengue iba a vender cara la derrota. Sin bajar los brazos y con mas ímpetu que ideas llegó al descuento. El ingresado Brian Insaurralde tuvo su primera posibilidad y la aprovechó acercado a Unión en el marcador, que ahora perdía 2 a 1.

El repliegue de Estudiantes era entendible, porque debía cuidar la diferencia, no arriesgar tanto y estar atento ante cualquier arremetida. Facundo Radiciotti tuvo que aparecer nuevamente cuando faltaban 10 y taparle a Insaurralde lo que era el empate.

El juez señaló la mitad de la cancha y el León festejó su séptimo partido sin caídas. Esta levantada lo mantiene ahí, cerca, ilusionado. Se vendrá el siempre difícil Arsenal en su propia casa y si suma de a tres obligará a los de arriba a no relajarse.

OctavaEdlpUnion