Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

QUINTA | ESTUDIANTES

Buen funcionamiento y rendimientos individuales muy altos, lo mejor de la Quinta

QuintaEdlpBalanceRamaSarmiento

Rearmarse una y otra vez, de eso se trató el año de la Quinta. Seguramente haya sigo Hernán Bonvicini el técnico que más debió trabajar sobre la perdida de jugadores, que con buenos rendimientos fueron saltando a Reserva e inclusive Primera. Te acercamos un balance del año de la 97.

En lo que a estadísticas se refiere, el conjunto Pincharrata cosechó 28 unidades y quedó en el décimo segundo escalón de la tabla, producto de siete victorias, misma cantidad empates e igual número de caídas. Además, el León convirtió 29 goles y sufrió 21 en contra. “No fue un buen año pero tampoco fue malo” le dijo Iván Gómez a este medio hace algunas semanas. Los números le dan la razón.

Ante los equipos denominados grandes, el elenco estudiantil estuvo flojo. Sólo sacó dos puntos de los 15 en disputa. Empató ante San Lorenzo (1-1) y River (1-1) y se fue con las manos vacías frente a Boca (1-2), Independiente (1-3) y Racing (1-2).

Lo más destacado de la Quinta fue el comienzo y algunas figuras estelares cuyo rendimiento en el equipo incentivaron que sean promovidos, no sólo a entrenar con la primera, sino a debutar y hasta ser partícipes importantes del elenco principal del club. Tales son los casos de Lucas “Tití” Rodríguez y Carlo Latanzio que, aunque quede lejano, empezaron el año jugando para esta categoría.

Otros nombres que también tuvieron un lugar preponderante dentro del funcionamiento del equipo de Bonvicini fueron, por excelencia, la dupla de mediocampistas centrales Santiago Ascacibar (que hoy entrentó con Primera) y Bautista Cascini (recientemente convocado al seleccionado Sub 20 junto a Lucas Bruera) que se adueñaron de la zona media de la cancha hasta que comenzaron a rotar con la Reserva.

Ni hablar de Gonzalo Ireba, que antes de su polémica salida del club había convertido siete tantos en la Copa Campeonato, convirtiéndose en el máximo goleador Pincha por encima de Francisco Apaolaza, quien remontó sobre el final al convertir, de manera consecutiva, ante River, Lanús y Racing, quedando en segundo lugar con seis goles. ¿Otros artilleros para destacar? Emanuel Sosa con cinco y más abajo el propio Cascini con tres.

En líneas generales, como lo dijo Iván Gómez, no fue un año para recordar pero tampoco para dejarlo archivado en el olvido. Lo malo fue no poder encontrar una regularidad que le permitiera demostrar que estaba para dar pelea arriba. Lo bueno, sin duda, fue el volumen de juego demostrado, sobre todo en la primera mitad de la Copa Campeonato, cuando muchos de los habituales titulares empezaron a iluminar los ojos de los técnicos de Reserva y Primera.