Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

CUARTA | GIMNASIA

El Lobo perdió una chance, pero tendrá otra más

Al equipo que conduce Fabián Lisa le bastaba con un punto para salir campeón, pero perdió 3-1 con Tigre y ahora deberá esperar una semana más para tener una nueva oportunidad ante el mismo rival.

CuartaGelpTigrePiwowarczuk intenta escapar de la marca del jugador de Tigre (Foto: Blas Bonafini)

RodrigoMarquez

La cancha número 1 de Estancia Chica estaba más repleta de lo normal, rodeada de un clima de final. En efecto, la Cuarta de Gimnasia se medía ante su inmediato perseguidor en la última fecha y tan sólo con un empate le bastaba para alzarse con el título de la Copa Integración. Las esperanzas estaban depositadas en este gran equipo, las ilusiones de los seguidores eran muy grandes, pero todo le salió mal al Lobo, tuvo uno de esos partidos para el olvido en todo sentido: cayó de forma contundente 3-1 y sufrió las expulsiones de Emanuel Zagert, su goleador con 14 gritos en la temporada, y de Juan José Rodriguez, el capitán. Ahora el Tripero y el Matador quedaron igualados en puntos y se enfrentarán otra vez el sábado que viene, en cancha neutral, para determinar quién se consagrará.

El encuentro fue muy picante, hablado, con mucho roce físico y lleno de protestas para con el árbitro. Típico de un juego decisivo. Esa tónica existió siempre y la profundidad y presición en ambos estaba ausente, la asociación entre futbolístas siempre era truncada con una acción defensiva o una infracción, ninguno quería regalar nada. Es por eso que en 25 minutos ya había tres amonestados y ninguna chance de gol. En ese tiempo el Mens Sana jugó con mucha presión sobre el rival, no le daba espacios y se aferraba a una marca agresiva y concentrada, aunque carecía de peso ofensivo debido a decisiones apresuradas y a que los volantes no podían combinarse. El resultado le era favorable al local y eso ocasionó que se preocupe mucho en protegerse del rival y no en lastimarlo, el nerviosismo le ganaba a la tranquilidad.

En el caso de Tigre, se mostraba más sereno, con la iniciativa porque estaba obligado a ganar pero a su vez contaba con paciencia, como esperando el momento oportuno. La primera de riesgo llegó a los 28, cuando Daniel Balmaceda desbordó por la izquierda, tiró centro atrás y Agustín Fidalgodri le pegó de frente al arco pero débil y al medio, fácil para Nélson Insfrán. El dueño de casa respondió a los 33 a través de un remate de Agustín Bolivar desde afuera del área que estrelló la pelota en el travesaño, siendo hasta ese momento la más clara de un partido cerradísimo.

La paridad era total, con un Gimnasia que pese a tener el marcador a su favor lucía más apurado y pasado de revoluciones y un Tigre más centrado y cauteloso aunque sin inquietar. Todo se desarrollaba por estos carriles pero cuando el reloj marcaba 38 de juego se produjo una acción que ocasionó un vuelco en el encuentro y terminó siendo determinante: el lateral derecho de la visita Eduardo Davalos mandó un centro preciso y Fidalgodri se elevó de manera brillante, estampó un cabezazo potente y bien colocado, y la clavó al ángulo del segundo palo para el 1-0. El esquema que hasta el momento proponía el Albiazul ya no le servía.

La desventaja fue algo inesperado y generó aún más tensión y nerviosismo en los jugadores del Tripero. Un par de minutos después Emanuel Zagert vio la tarjeta roja por un supuesto manotazo a un defensor que lo marcaba de atrás. El panorama se le volvió negro al Mens Sana de un momento a otro, y la esperanza e ilusión inicial se transformaron en preocupación y desorden. El clima era cada vez más caliente y así terminó el primer tiempo, con un doble golpe a las aspiraciones de Gimnasia de gritar campeón.

Al comienzo del complemento el Matador salió con la misma tranquilidad de antes pero a esto le agregó profundidad en el ataque, con llegadas por las bandas y buenas elaboraciones en el centro del campo. En ese contexto a los dos minutos Oscar Ruiz tuvo en sus pies el 2-0 pero le pegó muy mal y desperdició una chance única, y a los 5 Brian Oyola, de gran partido, probó desde afuera del área y obligó a una buena respuesta de Insfrán. Todo era perfécto para la visita, pero a los 7 el volante central Ricardo Priori recibió la segunda tarjeta amarilla y expulsión. Estaban 10 contra 10 y las esperanzas del Lobo renacían.

De la ejecución de ese tiro libre el equipo de Fabián Lisa tuvo su más clara de todo el juego. Jonás Alé Corvalán le dio con rosca, Mauricio Netto anticipó al arquero, la peinó, y la pelota dio en el palo. Esa acción pudo cambiar el curso del encuentro, pero la buena fortuna estaba del lado de Tigre y lo salvó de la caída. Después de esa oportunidad, Gimnasia continuó confundiendo los caminos, se lo veía muy atropellado, con muchas impresiciones y sin poder vulnerar a la defensa del oponente. El técnico mandó a la cancha a Mariano Rivadeneira y Nicolás Contín para tener más creación en el medio y presencia en el área contraria, pero la presión de tener que ir a buscar la igualdad hizo que el Albiazul no mejore.

Si el desarrolló era complicado para el dueño de casa, eso se multiplicó mucho más a la media hora de la parte final cuando el juez cobró mano adentro del área de Yaya Rodriguez, sancionó penal y le sacó la segunda amarilla al lateral derecho. Balmaceda tomó la pelota y con serenidad la colocó abajo y a la izquierda para el 2-0 y eso liquidó al Tripero, que con un hombre menos y la obligación de marcar dos goles fue con mucho empuje pero sin ideas. El Matador se paró para contragolpear y a los 45 el ingresado Agustín Flores definió por abajo de Insfrán y estampó el 3-0.

El orgullo de los chicos del Lobo hizo que llegaran al descuento gracias a una eficiente definición de Nicolás Contín, pero el partido ya estaba perdido y no hubo vuelta atrás. Ahora ambos se verán las caras una vez más el sábado que viene para determinar al campeón de la zona sur de la Copa Integración, y Gimnasia deberá reemplazar a su capitán y a su goleador pero, por sobre todas las cosas, tendrá que jugar más sereno y sin apurarse para desplegar su potencial y poder consagrarse. Lo bueno para el Mens Sana es que tiene una posibilidad más.

CuartaGelpTigre