Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

SEXTA | ESTUDIANTES

Dio el gran salto y ahora deberá mantenerse

BalanceSextaEdlp

BlasBonafini

La Sexta fue la mejor categoría del año para Estudiantes, desde los números y concretamente desde el juego. Una categoría que tuvo su revelación en este 2015 y apunta bien alto para el futuro, con rendimientos individuales más que prometedores.

Tras un año irregular en Séptima, el balance al final del calendario es excelente para el Pincha, que si de cifras se trata, sumó 38 puntos en 21 fechas, con 11 partidos ganados, 5 empatados e igual cantidad de derrotas. Además, convirtió 30 goles y recibió 19. Los números fríos no arrojan demasiados apuntes, aunque haciendo un revisionismo desde febrero a esta parte, la categoría 1998 mostró un avance exponencial con el transcurso de la competencia.

En la etapa clasificatoria el Pincha mantuvo cierta regularidad, con tres victorias, dos derrotas y un empate. Sin embargo en el inicio de la copa Campeonato, recibió un mazazo: tras el debut con victoria en Córdoba ante Instituto, Estudiantes perdió duramente con Talleres 5-1, en un partido extraño y difícil de explicar. La derrota hizo mella en un plantel que supo consolidarse a partir de esta caída, en donde comenzaría un franco crecimiento. Inmediatamente, en la fecha 3, el Pincha borró de la cancha a San Lorenzo con un contundente 3-0, en donde otra vez Tomás Montiel aportaba sus goles, esta vez por duplicado. En City Bell, una semana después, los de Gustavo Salinas empataron agónicamente con Rosario Central 2-2. 

El fixture no daba respiro y la nueva idea futbolística aplicable al Fútbol Juvenil tenía su costo, arriesgando siempre que se pueda y obligando a un desgaste mayor del habitual. Allí apareció la mano del técnico. Como mencionó Gustavo Salinas hablando con este medio, "ellos estaban acostumbrados a una forma, yo les propuse un nuevo sistema táctico; al principio un poco lo agarraron, nos fue mal dos partidos y perdieron la confianza,para ellos no tenian que moverse de un 4-4-2 y engañados los fui llevando. A los dos meses lo empezaron a  manejar y hoy en dia no lo quieren cambiar". Para muestra de la evolución de la Sexta, el técnico en su momento agregó: "Yo hoy puedo mostrarles los primeros 4 o 5 partidos del año y les muestro los últimos y es terrible lo que han crecido"

Respaldando las declaraciones de Salinas, su equipo después de la fecha tres, solo perdió cuatro partidos ( Boca Juniors, Unión, Huracán y Vélez). SIn embargo, en el seno del equipo se estaba moldeando una formación casi infranqueable, con puntos altísimos que tendrían su auge en la mitad del campeonato. Comenzando con el dueño del arco, Estéfano Francesconi empezó el año antes que todos,jugando un torneo internacional con la categoría 1997 en Malasia. El roce de enfrentar a equipos de renombre lo llevaron a mantener una regularidad en el año, salvando en más de una ocasión bajo los tres palos. En la defensa, el tándem Juan Foyth- Juan Díaz fue inexorable; desde el fondo se empezó a gestar el equipo, saliendo jugando al ras del piso y utilizando siempre los laterales ( Catalani y Palumbo son los que más jugaron). Díaz también jugó en Malasia con la 97, y anotó cinco goles en el año, además de debutar en Reserva.

En el mediocampo fue donde más recambio hubo, y siempre respondieron de la misma forma. Primero de cinco y después de ocho, Franco Sivetti fue el abanderado de este equipo, siempre como voz de mando y marcándole el camino a sus compañeros. A su lado, Facundo Pezza y Matías Acuña no se quedaron atrás, marcando siempre el ritmo de los partidos en su posición como volantes. Además, Matías Aquino también fue solución cada vez que tuvo minutos en cancha.

Y en la delantera, los goles llegaron a montones: Facundo Bruera, con diez goles, Lucas Calderón con siete y Tomás Montiel con cinco, sellaron victorias en partidos muy cerrados. El broche y el resumen del año fue la contundente muestra de la Sexta en Qatar, con dos goleadas ante equipos internacionales. Al fin y al cabo, un año ejemplar para Estudiantes, que con la vara en alto, intentará repetetirlo en Quinta división.