Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

SÉPTIMA | GIMNASIA

Con polémica y sobre el final, el Lobo rescató un empate

No aprovechó su momento favorable en el partido y apenas logró rescatar una unidad.

SeptimaGelpMirandaSLuisoni

El Lobo recibió al Calamar en Abasto y fue protagonista de un partido impresionante, lleno de goles y un final polémico. En dos oportunidades, el Tripero se puso arriba en el marcador pero la visita dio vuelta el resultado en ambas ocasiones. Finalizando el encuentro, a los 48 minutos, Matías Miranda de penal cerró el marcador en un emocionante 5-5 final. Ramírez, Areco, Micheli y Barros Schelotto los cuatro restantes.

A los 5' de iniciado el juego Elías Ramírez activó el tanteador empujando el balón al arco tras el gran centro de Barros Schelotto. Gimnasia arrancó más despierto en el partido, y el gol tempranerp fue un incentivo más que válido para ir a aumentar rápidamente la ventaja. Pero a los 14' y en solamente dos minutos, Platense dio vuelta las acciones. Tras un tiro libre, la defensa albiazul despejó la pelota pero Alejo Musto empalmó el esférico de aire y de primera, para colocar un remate imposible de detener para Geraldos, junto a su palo derecho. E inmediatamente, la ventaja para la visita: luego de la reanudación del juego desde la mitad de la cancha, el arquero local dio rebote tras un tiro fuerte y el mismo le quedó a Tomás Luján, que llegaba a la carrera ingresando por derecha, para patear aún más fuerte y decretar el ahora 2-1 a favor de Platense.

Al ver su valla vencida en dos ocasiones seguidas, el equipo del ex golero tripero buscó volver a tener la pelota en el mediocampo y llegar a lastimar a través del juego asociado por abajo, aunque le costó encontrar espacios para generar peligro. Hasta que, cuando iban 24', Gustavo Areco firmó el empate parcial y tan sólo dos minutos después, Bautista Barros Schelotto tiró un centro desde la derecha que fue a parar justo a la cabeza de Emiliano Micheli, que aprovechó la mala salida de Forgaral y definió de cabeza y por arriba para ponerse 3-2 arriba.

Gimnasia no se conformó y siguió atacando en busca de aumentar. Y esa tranquilidad llegó cuando, minutos apenas pasada la media hora, Miranda pateó un tiro libre directamente al arco y Barros Schelotto capturó el rebote del arquero para empujarla contra la línea final. Ahora, 4-2, todo en un puñadito de minutos, y en la primera mitad. Con dicha ventaja, el Lobo se fue al descanso más aliviado pero a sabiendas de que faltaban 45' más, y que los de Saavedra venderían cara su parcial derrota.

Y así fue. Porque Platense salió a jugar la segunda etapa con otra mentalidad. Sin pensar en el resultado. Como si el partido recién comenzara. Y con un cambio: ingresaría Tomás Gómez en lugar de Ramiro Giménez, la premisa era clara, generar juego en tres cuartos de cancha.

Al minuto del arranque, la visita ya tenía su primera acción seria de peligro gracias a un cabezazo de Tomás Luján, que pudo tapar Geraldos. Y a los 9, tras una magnífica jugada colectiva, Matías Rodríguez entró al área por el lado opuesto a la jugada, y sacó de primera un zurdazo rasante que se clavó cruzado abajo, junto al palo del 1 Mens Sana.

Con el tan ansiado descuento, la visita volvía a ponerse rápido en partido y le advertía al Lobo que iba a luchar por no caer. Gimnasia no conseguía fácil la pelota, y cuando la poseía, no encontraba espacios para jugar claro y terminaba perdiéndola rápidamente.

A los 19', Rognoni salvó lo que era el empate Calamar tras una mala salida de su propio arquero, justo en la línea. Pero de tanto ir, insistir y no claudicar en la búsqueda de un nuevo empate, los de Romero lograron empardar. Su capitán robó muy bien una pelota en mitad de cancha, vio el hueco y asistió perfectamente por el medio a Patricio Pérez. El 10 controló, dio media vuelta y definió suave con clase, por abajo, ante la salida del portero gimnasista. Y el partido ¡4-4!.

La igualdad hizo recapacitar a los dirigidos por Noce, haciéndoles dar cuenta que estaban dejando pasar puntos fundamentales en un partido que al término del primer tiempo tenían casi definido. Pero eso no fue todo. A los 24', el elenco de Vicente López conseguía remontar el 2-4 en contra. Tras un córner desde la izquierda bien ejecutado, Mariano Villalobo superó en el salto a toda la defensa y marcó de cabeza el quinto visitante.

Los últimos 20 minutos del cotejo, fueron electrizantes. De ida y vuelta. Con los mediocampos partidos y ambos equipos corriendo de un área a la otra para atacar y defender sucesivamente. Al Lobo le costaba generar juego asociado en una secuencia prolongada de pases y sólo se arrimaba al arco de Forgaral a través de jugadas individuales que casi siempre terminaron en nada productivo.

Pero finalmente y cuando ya el partido se iba, luego de dos jugadas realmente dudosas, el árbitro Ramón Ortíz marcó penal para Gimnasia en tiempo cumplido: 45 minutos clavados iban cuando Tomás Castello derribó a un delantero local adentro de su área. Sumado a esto, el juez expulsó a Tomás Gómez con doble amarilla, por excederse en la protesta. Luego de una serie de interminables reclamos visitantes que se robaron varios minutos, Matías Miranda fue el encargado de definir desde los doce pasos. De gran manera lo hizo, para que todo su equipo se desahogara y festejara el último tanto del encuentro, el que le dio al albiazul el definitivo empate 5-5.

Final de un encuentro apasionante, vibrante, en el que los equipos nunca resignaron el ataque pese a las dificultades y siempre fueron en busca de revertir el marcador cuando se encontraron en desventaja.

Con este resultado, la categoría que comanda Enzo Noce continúa invicta desde el inicio de la Copa Integración. Ahora, buscará seguir con la racha el día sábado 30 de julio, cuando visite a Nueva Chicago.

SeptimaGelpPlatense