Get Adobe Flash player
header2

SEXTA | GIMNASIA

Tenía un as bajo la manga

Coco San Esteban encontró la respuesta en el banco con los ingresos de Napolitano y Tomás Romero. Ellos fueron grandes responsables de la remontada.

SextaGELPChicagoBrunoValenti

Primer triunfo en la Copa Integración, lleno de carácter y amor propio. La Sexta no había tenido un buen primer tiempo ante Chicago y cuando el partido se acercaba al final encontró el premio a todo el esfuerzo del complemento. Con Prefacio como caudillo, Napolitano como mentor del buen juego y Correa y Romero como héroes, el Tripero terminó dando vuelta un partido chivo y dejando los tres puntos en casa. Gran victoria de la 99, 2 a 1 frente al Torito.

Para entender el partido hay que dividirlo en dos. Y más allá de la división temporal que pueda llegar a hacerse, el quiebre estuvo en el cambio de actitud que tuvo Gimnasia, que tardó varios minutos en animarse, en creer que podía lastimar a Chicago.

Cuando promediada el primer tiempo y en el contexto de un partido malo y sin tantas emociones, Chicago pegó el sacudón y rompió el cero. Franco Suarez apareció en el vertice izquierdo del área de Mora y antes de llegar a la raya final mandó la pelota adentro para Nelson Malgarejo, el 9 solo tuvo que empujarla y Chicago se puso 1 a 0 arriba.

Con un dejo de vergüenza y muestras claras de lo que incomodo que esta en el partido, Gimnasia pudo responder y a los 35 minutos llevó la primera jugada de peligro al arco visitante. Khalil Caraballo fusiló al arquero, pero el 1 respondió y envió la pelota al córner. Y en la siguiente, quien apareció fue Agustín Koppel, que ganó la posición, se elevó en el aire y con todo a favor, cabeceó increíblemente a las manos de Carlomagno.

Ya en el complemento, el Tripero empezó a mostrar cambios. Primero en el temple y la actitud; y después, en el juego. Con el paso de los minutos, Gimnasia iba a empezar a atropellar al Torito. Iban 10 cuando el Lobo iba a tener, haste ese momento, la más clara de segundo tiempo. Juan Cruz Prefacio sacó una buena volea, Carlomagno dio rebote y Nacho Sabatini no pudo conectar para poner el empate.

De ahi en adelante fue todo de Gimnasia. El Colo Caraballo tuvo dos chances inmejorables pero entre el arquero y la falta de puntería le negaron el gol. El ingresado Mateos también tuvo una clarísima gambeteando al golero, pero el palo se volvió protagonista y ahogo el grito mens sana.

Se moría el partido, pero Jorge San Esteban acertó en los cambios y a ese ímpetu que había ganado el equipo le agregó juego, buen pie. Chirola Romero y Antonio Napolitano a la cancha para terminar de cambiarle la cara a la Sexta. Y así llegó el empate. Centro de la derecha de Napo y excelente cabezazo de Iván Correa para empardar el partido.

Se había cumplido el tiempo reglamentario, el árbitro había adicionado 3 más y todo era nervios en Abasto. Juan Cruz Prefacio recuperó la pelota en el círculo central, fue rebelde al pedido de todos y lejos de “tocarla” empezó a esquivar rivales. Nadie sabía como iba a terminar la jugada hasta que Prefa se cansó de esquivar jugadores y se la entregó a Romero, el hijo de Chirola le puso tiza al botín y sin tanta rosca ni tanta fuerza, remató al lugar exacto donde el arquero no podía llegar. La pelota cayó detrás del cuerpo de Carlomagno y desató la locura.

Festejo con baile, alegría inigualable y final del partido. Gimnasia cambió el carácter y terminó llevándose los tres puntos. Se viene Acasusso en San Isidro, por lo menos, repetir la actitud del segundo tiempo, así, difícil que el Lobo deje puntos en el camino.

SextaGelpChicago