Get Adobe Flash player
header2

OCTAVA | ESTUDIANTES

Dos errores, y nada más, para caer ante el Cervecero

A pesar de la derrota, la 2001 dejó una buena imagen ante Quilmes en City Bell. Lo valioso es que el equipo sigue mostrando un crecimiento progresivo.

OctavaEdlpQacBrunoValenti

Un ejemplo más de que jugar bien y ganar, van por caminos diferentes. La Octava fue superior, manejó la pelota gran parte del partido pero dos jugadas de pelota parada dejaron a los de Perotti con las manos vacías. Fue 2 a 0 a favor de Quilmes con tantos de Facundo Gamo y Valentín Rodriguez . Vuelta de página y a pensar en Boca.

Ambos tiempos se dieron de la misma manera. El Pincha era protagonista, recuperaba la pelota muy rápido, generaba buenos circuitos de juego, pero no concluía bien en situación de ataque. ¿Cual fue el costo? Que Quilmes efectivice desde la pelota quieta y termine quedándose con la victoria.

Como ante Argentinos, el técnico apostó a un cambio posicional de dos jugadores neuronales para el equipo. Segundo Pachamé, habitual número 5 jugando más adelantado, y Bautista Kociubinsky, sabido “enganche”, algo más retrasado y con obligaciones de marcaje y salida de juego limpio. El tándem intercambiaba responsabilidades y desbarataba el armado cervecero. Primero porque desorientaba y segundo porque lo hacían bien, rompían en el medio campo y salían rápido hacia el arco deEzequiel Gómez.

La más peligrosa estuvo en los pies de Lovazzano, que después dos buenos anticipos de Sorroche y Vázquez, recibió del 9 y no pudo definir bien ante la salida del arquero.

Y en este contexto de superioridad llegó el primer mazazo. Centro al área, desatención y puro oportunismo de Facundo Gamo para estar en el lugar indicado y romper el cero. A pocos minutos del final, Quilmes encontraba un premio gigante a lo poco que había propuesto.

El complemento fue similar pero aún con más situaciones de gol para Estudiantes. Pudo haber sido con un cabezazo de Jairo Vazquez o los remates de afuera de Pachamé o Kocibinsky, pero no fue. Sí fue para Quilmes, que otra vez de pelota parada aprovechó la floja marca de los defensores albirrojos y facturó el segundo. Valentín Fernández se encontró sólo por el segundo palo y solo tuvo que empujarla para liquidar el partido.

No quedó tiempo para más y Estudiantes cayó en casa. Quedó la sensación de que el Pincha jugó bien, mereció un poco más pero no consiguió lo esencial para ganar, hacer goles. Se viene ni más ni menos que Boca, en la Candela, donde el Pincha buscará recuperarse de esta caída.

SintOctavaEdlpQac