Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

SÉPTIMA | ESTUDIANTES

El triunfo se volvió un puntito

El descuido del final será lo único que deberá reprocharse la 2000, que hizo casi todo para ganar pero solo sumó de a uno.


SeptimaEdlpBelgranoOBrunoValenti
A la Séptima no le alcanzó con proponer, ni con intentar ser protagonista. Una distracción hizo que alegría no sea completa y más allá de haber tenido la entereza para levantar un 0-1, un descuido en el último minuto terminó significando el empate y el punto final para un gran partido. Fue un entretenido 3 a 3 entre Estudiantes y Belgrano, que ofrecieron todo en el complemento y terminaron redondeando un buen espectáculo. Piñeyro, Ruscitti y Enríquez lo goleadores albirrojos.

El primer tiempo no ofreció demasiado. Belgrano lastimaba con pases largos por las bandas, sobre todo por la derecha, pero terminaba neutralizado por los defensores de Estudiantes. Era un poco más el Pirata hasta que el Pincha logró filtrar, romper la defensa celeste y hacerse de una chance inmejorable de romper el cero. Mati Pellegrini hizo una buena jugada individual, quiso habilitar a Pato Ruscitti pero en el camino la pelota impactó en la mano de Luciano Cuello y Martín Morbidoni marcó penal. Se hizo cargo Joaquín Yagante pero su disparo dio en el palo y todo quedó 0 a 0.

sobre el final de la primera parte, otra vez Pellegrini se encargó de la creación de peligro y con un buen pase dejó mano a mano a Enriquez, el 9 esquivó al arquero pero se fue larga y luego quedó sin ángulo para definir. Nada más para el primer tiempo.

La acción fuerte llegó el complemento. A los 5 minutos, el Pirata le dio al Pincha de su propia medicina, dos cabezazos en el área y a cobrar. Pinedo peinó, y del otro lado apareció Garay Golta para ganar bien arriba y poner el 1 a 0.

Estudiantes empezó a empujar y Belgrano a retrasarse. Lo que no pudo hacer el Pirata fue detener a un jugador que como de costumbre, iba a ser determinante. Matías Pellegrini es el cerebro del equipo, el que traza los ataques y siempre, o casi siempre, algo tiene que ver en los goles.

Iban 15 cuando envió un centro bajo y efectivo al área Pirata para que sólo, y sorpresivamente, aparezca Gonzalo Piñeyro y empate el partido. Buena llegada al área del Chino, que a pesar de ser volante siempre fija en el área rival.

Enseguida, el gol de la ventaja. Otra vez el 10 metió la pelota al área y Pato Ruscitti aprovechó la distracción de todo Belgrano para poner el 2 a 1 para el Pincha. Estudiantes había crecido y lo plasmaba en el marcador.

Poco duró la alegría para el León, que también se distrajo y el equipo cordobés no lo perdonó. Buena aparición de Francisco Dulla para probar al arco de Ludueña y efectivamente alcanzar el empate parcial.

El partido era muy cambiante y a esa altura golpe por golpe. Y en ese ida y vuelta Estudiantes alcanzó la ventaja. Tercer centro de Mati Pellegrini, tercer gol del Pincha. Esta vez apareció el goleador, Imanol Enríquez que le dio la ventaja a su equipo y llegó al cuarto gol en la Copa Campeonato.

Era triunfo albirrojo y recuperación luego de la caída ante Boca. Pero a Belgrano le iba a quedar uno más, por medio de una pelota parada y Estudiantes volvería a fallar en su área. El juez adicionó cuatro y a los 48 el Pirata aprovechó esa vida que le dio el Pincha. Andrada, que había ingresado para eso, fue el encargado de poner el 3 a 3 definitivo.

Final del partido y toda la bronca en los rostros albirrojos. El funcionamiento fue bueno, se repuso de la desventaja y tuvo actitud para sacar el partido adelante, pero no le alcanzó. Sumó, es cierto, pero el sabor amargo de ese gol agónico fue indisimulable para Estudiantes. Se viene Sarmiento, en Junín, y allí la 2000 buscar volver a sumar de a tres y dejar atrás la bronca de este empate.

SeptimaEdlpBelgrano