Get Adobe Flash player
header2

CUARTA | GIMNASIA

Lluvia de ilusiones

Bajo un diluvio impresionante, el Mens Sana ganó hasta donde lo dejaron y ya empieza a soñar en grande.

CuartaGelpAlexisAlexis Alegre marcó el 2 a 0 de tiro libre (Foto: archivo)

LautaroPerez

En medio de un horrible sábado de tormentas, Gimnasia debía enfrentar a Chacarita por la fecha 10 de la Copa Integración. Inmerso a una crisis económica que no le permite cobrar a técnicos, y hasta médicos de las distintas categorías, el Lobo se disputaba una fecha clave para confirmar sus aspiaciones de cara a la recta final. El clima no era el mejor: con fuertes lluvias desde las primeras horas del sábado, el panorama a poco de inciar la jornada era totalmente desfavorable. Y en una AFA donde se sabe que son pocas las cosas que se hacen bien, en vez de suspender la totalidad de los partidos, todo se dejó a criterio de los árbitros. Era triunfo 2 a 0 de Gimnasia con goles de Lloyaiy y Alegre hasta que el juez suspendió el encuentro.

El campo de juego de la cancha 1 de Estancia Chica respondió de buena manera, por lo que saltó a jugar la Cuarta de Mariano Messera en medio del diluvio. Una discutible decisión del árbitro Jorge Olivera la de iniciar el partido, que en sus primeros minutos se disputó con normalidad pese al gran caudal de agua que cayó en pocos minutos.

Inicio del match y no sorprendió ver el juego plagado de imprecisiones. Pelotas largas en una cancha rápida eran una constante para aquellos primeros minutos. Para la primera hubo que esperar casi 10': Leandro Ledesma presionó la salida del funebrero y se fue mano a mano con el arquero Marcos Gordziejczuk. Primero, "Pelu" buscó el primer palo y el 1 tapó con los pies. En el rebote, nuevamente en pies de Ledesma, la bola fue al segundo palo y el portero se lució con una estirada fenomenal para mandar al córner. Primera de riesgo para el Lobo.

Luego, al seguir con la lluvia como protagonista, el partido se estancó. Costaba mucho elaborar jugadas de pases precisos y ambos equipos buscaban romper por afuera. Las defensas, bien paradas y sin complicarse, sacaban largo cualquier balón que se acercaba. Así, costó demasiado encontrar opciones de peligro en uno y otro equipo. Recién a los 24', Ignacio Ponce le devolvió la pared a Federico Esquivel sobre la izquierda, quien remató fuerte y cruzado, mandando la pelota muy cerca del palo izquierdo de Pablo Torres. Se salvó el tripero.

Más tarde, y cuando el ritmo del encuentro volvía a entrar en un bajón, el albiazul consiguió la apertura del marcador. Alexis Alegre ejecutó a la perfección un tiro libre desde la derecha poniendo un centro a la cabeza de Alejo Lloyaiy. El capitán saltó más que todos y con un cabezazo impecable, de lejos, puso la bocha fuera del alcance del arquero de Chacarita marcando un verdadero golazo. La pelota parada resultó fundamental.

Antes del cierre, una tremenda tapada de Pablo Torres frente a Ignacio Ponce cuando el delantero estaba sólo en el área para decretar el empate. Hasta ahí fue la primera mitad. Chacarita manejó mejor la pelota cuando la tuvo pero no pudo concretar. Gimnasia llegó claro sólo una vez y se puso arriba gracias a la pelota parada, aspecto fundamental para romper este tipo de partidos.

El complemento tuvo un trámite raro. También bajo la lluvia y aunque no había llegadas de peligro, el ritmo erá frenético. Iban de un lado a otro. De un campo, al otro. Transiciones muy rápidas de ataque a defensa y viceversa. Ninguno pudo imponerse como dominador y se repartían la pelota por no saber administrarla correctamente.

La primera de "peligro" fue a los 24' y alcanzó para sentenciar el partido: Alexis Alegre se hizo cargo de un tiro libre desde la izquierda, remató con rosca para la llegada de alguna cabeza pero nadie llegó a tocar la pelota (tampoco el arquero), que se terminó metiendo suavemente por el segundo palo. Otro gol aislado, cuando no pasaba nada, y mazazo para la visita, que dejó de intentar.

El partido siguió su curso normal, con Gimnasia manejando la pelota y con Chacarita aturdido luego del segundo gol. En el partido ya no pasaba nada. Al menos dentro de la cancha. Porque cuando el reloj marcó 33', un impactante rayo pareció caer en un campo no tan lejano al predio de Estancia Chica. Y con él, varios truenos y relámpagos que hacían ver un panorama desalentador. Y así fue, porque luego de eso, el árbitro Jorge Olivera acompañado por sus asistentes, decidieron suspender el partido de Cuarta y el resto de la jornada.

En una cancha que ya empezaba a tener charcos más grandes y sumado a la tormenta eléctrica, se suspendió un partido que jamás debería haber comenzado. La mayoría de los encuentros, tanto de Copa Integración como de Campeonato fueron suspendidos. Unos pocos se empezaron a jugar y terminaron por suspenderse. Este desorden ocurre en una AFA que no da pautas claras y que deja absolutamente todos los cabos sueltos.

Habrá que esperar ahora para saber si lo que resta del partido se continuará jugando junto al resto de la jornada, posiblemente en algún feriado. Si eso no sucediera o si los de Messera terminasen ganando este juego completando lo que resta, podrían ser punteros del campeonato. Ayer, el líder Tigre ni siquiera comenzó a jugar su partido y junto con el tripero, ambos podrían quedar igualados en 19 puntos, debiendo enfrentarse dentro de dos fechas. De esta manera, resulta clave lo que viene, al menos para la Cuarta división.  Los pibes esperan volver a trabajar con normalidad en la semana para así seguir peleando bien arriba y enfocados en conseguir cosas importantes.

CuartaGelpChacarita