Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

OCTAVA | GIMNASIA

Volvió al triunfo en el momento justo

El tripero se impuso después de dos partidos y llega a tiro del líder para enfrentarlo en la próxima fecha.

LautChavezGoleador. Chávez hizo de las suyas y anotó por duplicado

LautaroPerez

Está más que claro que todas las victorias tienen buen gusto. Pero hay veces que, muchas de ellas, no se analizan tan en profundo. Hay veces que se necesita simplemente conseguir el resultado. Para dar un golpe de efecto y volver a tomar el rumbo correcto luego de un traspié. Ni hablar si el equipo pelea el campeonato. Para seguir con chances, se deben obtener los tres puntos y después habrá tiempo para pensar en lo demás. Todo esto se aplica a la Octava del Lobo, que venció 3-1 a Villa Dálmine con dos goles de su figura, Lautaro Chávez y el restante de Luca Pellegrini.

Luego de las derrotas frente a All Boys y Chacarita de forma consecutiva, los de Fernando Gatti pudieron recuperarse y volver a la senda del triunfo. El equipo nunca mostró un rendimiento arrollador, pero aprovechó una ráfaga de su mejor jugador para cocinar el resultado desde el inicio y después lo manejó a su antojo pese a no mostrar su mejor cara. Y como agregado, el albiazul aprovechó la derrota del líder Tigre y el empate de All Boys (ahora ambos comparten la primera posición) para ubicarse a un sólo punto de la cima. Y por si fuese poco, la próxima fecha visita al Matador. Infartante final.

El equipo de Gatti venía golpeado tras dos derrotas y de entrada mostró la necesidad de quedarse con el triunfo frente a un rival a priori inferior. Por eso no tardó tanto en generar riesgo. A los 5', Ezequiel Saffores se filtró por derecha tras una gran jugada colectiva y remató cruzado, pero el arquero Francisco Salerno le tapó el tiro. Pocos minutos después, Lautaro Chávez tomó la pelota sobre la izquierda y empezó a apilar defensores corriendo hacia el medio. Entrando al área, definió fuerte y cruzado de derecha para marcar un verdadero golazo y poner el 1-0. 

Sólo tres minutos después, el propio Chávez ejecutó un tiro libre desde la derecha pegándole fuerte al segundo palo. La pelota agarró el efecto deseado y entró pegada al palo derecho del arquero del "Viola". De esta manera, Gimnasia se ponía arriba 2-0 gracias a una ráfaga de su mejor jugador, que con un gran unipersonal y un tremendo tiro lire le daba a su equipo una victoria cómoda antes del primer cuarto de hora. Ni siquiera había un dominio abrumador en el juego, y ya el Lobo sacaba diferencia de dos.

Luego de eso, el local le cedió la pelota a su rival, que si bien no lograba tener profundidad, si lograba mantener la posesión y jugar en campo tripero. Tras algunos minutos de dominio, Isaac Grabinski aprovechó un gran desconcierto de la última línea y se filtró entre los centrales para quedar mano a mano con Nahuel Manganelli, quien primero le tapó el remate pero dejó un rebote corto que el 9 "Violeta" capturó para, luego de gambetear al arquero, definir con el arco vacío por medio de un toque suave. Ahora, partido 1-2 y un aviso para el Lobo.

Con el descuento conseguido, Villa Dálmine siguió buscando doblegar la defensa albiazul y hacía mucho más parejo el juego, que ahora era muy trabado y disputado. Sin embargo, cuando mejor estaban los de Piñeyro, Luciano Perets se filtró por derecha y mandó un gran centro al área después de una buena jugada personal. El envío superó la posición del arquero Salerno, para encontrar por atrás a Luca Pellegrini, quien llegó sólo por el segundo palo y se metió con pelota y todo al arco para poner el 3-1 favorable a los de La Plata.

Luego de eso, la visita pareció sentir el golpe y los hombres de Gatti sacaron provecho de aumentar la diferencia en su peor momento del primer tiempo. Antes del final, quedó tiempo para una enorme tapada de Nahuel Manganelli. El 1 despejó un córner con los puños y en el rebote, intentaron una vaselina que también sacó pero con una volada realmente impresionante arrojándose para atrás. Tras la mejor atajada del partido, terminó la primera parte.

Para el complemento, las cosas cambiaron poco. Gimnasia no tuvo la necesidad de ir buscar otro gol y Villa Dálmine se hizo cargo de las acciones pero, como en el primer tiempo, no conseguía desnivelar. Recién a los 14', Martín Pérez gambeteó a toda la defensa de Gimnasia y sacó un buen tiro al primer palo. Justamente en la base del palo derecho pegó la pelota, para fortuna de Manganelli y todo su equipo. Pocos minutos después, Mateo Vera encaró por la derecha y, corriendo por la línea final sirvió un centro atrás que nadie llegó a empujar en el área chica. Tras esta acción, el visitante pareció resignarse en la búsqueda del descuento.

Así pasaron los minutos hasta el final. Poquito y nada de los platenses, que encima debieron soportar que su mejor jugador, Lautaro Chávez, sufra molestias que no lo dejaron jugar con normalidad. Pese a esto, el resultado no se alteró y tampoco debieron pasar muchos más sobresaltos. Sobre el final, el árbitro Agustín Peralta le mostró la roja a Isaac Grabinski (estaba amonestado) por dejarle la pierna a Manganelli cuando ambos fueron a disputar un balón dividido. Y no hubo tiempo para más.

De esta manera, Gimnasia consiguió un triunfo más valioso por cómo llegaba y por lo que significa, más que por su propio rendimiento. El equipo venía de dos caídas consecutivas y se pudo recuperar quizás en su última oportunidad para pelear el campeonato de la división. Ahora está a un sólo punto de los líderes, Tigre y All Boys. Es cierto que lo más importante es la sumatoria general, pero los pibes también quieren lograr ese reconocimiento individual a nivel categoría que concrete su buen año. 

Pese a los problemas para entrenar durante la semana, la 2001 sigue poniendo la cara y el próximo sábado tendrá enfrente a uno de los dos punteros, a quien tiene a sólo un punto. La Octava del Lobo ganó en el momento más indicado, cuando más lo necesitaba. Y ahí anda, con la ilusión de poder coronar con el título todo lo bueno que ha hecho. El próximo sábado, tendrá el partido más importante del 2016. Deberá ganar y esperar. Mientras tanto, estará con una ilusión que nadie le podrá quitar.

OctavaGelpDalmine