Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

NOVENA | GIMNASIA

La ambición no bastó para romper el cero

Los más chicos de las juveniles empataron sin goles con Villa Dálmine en un partido con poca actividad para los arqueros.

NovenaGelpDalmineSaludo protocolar. Palavecino y  Patrone posan junto a los árbitros antes del partido

RodrigoMarquez

El cero no se rompió en el partido de Novena y se ajustó al trámite del juego, que tuvo escasas situaciones de peligro y acciones asociadas. Fue 0-0 entre Gimnasia y Villa Dálmine en Estancia Chica, donde el Lobo mejoró su producción en el segundo tiempo y ahí generó su oportunidad más clara para convertir. En un contexto de muchas imprecisiones, el local tuvo instantes de mayor lucidez pero eso no bastó para que consiga marcar y adjudicarse los tres puntos.

Los 35 iniciales se caracterizaron más por el error que por la virtud, ambos equipos se equivocaron con la pelota y los arcos quedaron fuera de órbita. En el arranque la visita se posicionó en campo contrario y durante 15 minutos intentó controlar la redonda, pero con el correr del reloj el Lobo salió y plantó lucha en la zona media. En esa disputa no hubo un dominador, a los dos le faltó una pausa y claridad para asociarse. La única de riesgo llegó a los 26, cuando el Tripero la llevó de derecha a izquierda, de Godoy para Dignani y de éste para Leiba, y el lateral izquierdo mandó un centro que se cerró y casi se le metió arriba al 1.

Así pasó la primera mitad de la historia, con poco que contar y mucho por mejorar de cara al complemento. Y al descanso lo aprovechó un poco más Gimnasia. Logró mayor fluidez y contó con las opciones más nítidas, si bien no fueron en abundancia. Sin embargo, el que avisó de arranque fue Villa Dálmine con un remate de Santiago Patrone desde la puerta del área que controló abajo sin dar rebotes Kevin Vergara. Única intervención del 1 albiazul en el encuentro, y la realizó con solvencia.

El Mens Sana creció de a poco y dejó ver su mejor versión cuando Juan Dignani se plantó en el centro del campo y empezó a distribuir juego. La tenencia era algo ausente en el equipo de Alberto Banfi, y el 5 se lo dio a partir de recuperación y pases seguros hacia los laterales. El tiempo determinaba 18 de la parte final, el volante central quitó, de cachetada habilitó a Elías Mones Cazón por encima de la línea defensiva, el pibe le pegó de primera y la pelota se clavaba arriba, pero Nicolás Ayala sacó un manotazo de la galera para sostener el 0.

A los 20 del complemento el DT del dueño de casa mandó a la cancha a Lucas Pelude, uno de los puntas que tenía en el banco, y el pibe fue una de las cartas ofensivas más punzantes. La ambición por los tres puntos era de Gimnasia, mientras que el conjunto de Campana se fue conformando con la igualdad de visitante. El atacante ingresante se mostró enchufado desde el principio, sediento de fútbol, y en la primera intervención apiló rivales, remató desde afuera del área y el arquero despejó el balón desde el ángulo de su palo derecho.

El tiempo se consumó y Gimnasia por más que buscó no encontró cómo vulnerar la resistencia de Nicolás Ayala, mientras que Villa Dálmine se fue resguardando y se llevó un punto de la casa del Lobo. El 0-0 reflejó el desarrollo del partido, al que le faltó picante en las zonas cercanas a las áreas.

NovenaGelpDalmine