Get Adobe Flash player
header2

SÉPTIMA | GIMNASIA

Tropezón en casa

A pesar de hacer un buen segundo tiempo, la 2000 tripera no pudo con Villa Dálmine.

SeptimaGelpNoceDamianFlores

Promediando la jornada del sábado en Estancia Chica, la Séptima División de Gimnasia se enfrentó a Villa Dálmine, en una fecha que dejó gusto a poco. Si bien la 2000 fue más, e hizo méritos para justificar la victoria, la suerte le fue esquiva y se quedó con las manos vacías ante el conjunto violeta cayendo por 2-1. Elías Ramírez había marcado el gol de la ventaja para el Tripero.

Los dirigidos por Enzo Leonardo Noce saltaron al campo de juego de Abasto en un horario poco habitual. Por pedido del club de Campana, el partido que abrió la jornada fue el de Octava, mientras que el de Séptima se postergó al segundo turno.

En el juego por las bandas, y en el buen rendimiento de Emiliano Micheli de espaldas al arco, el Tripero encontró la primera ocasión para aproximarse al arco de Juan Manuel Galán. Pelota alta, y el delantero en una gran asistencia para Elías Ramírez abrió la cancha, y el volante llegó hasta la línea de fondo sacando el derechazo que dio de lleno en la parte de afuera de la red.

En la primera que tuvo, el Tripero llegó a fondo pero la eficacia no fue del todo fina. Así y todo, la visita respondió un minuto después, cuando tras una serie de rebotes dentro del área Mens Sana, Leonardo Silva en la línea evitó la caída de su valla y Tomás Barraza completó la acción conteniendo el balón con sus manos.

Era un poco mejor, no llegó a destacarse por completo, pero así le alcanzó para ponerse en ventaja. Jugada engorrosa dentro del área de Villa Dálmine y tras una serie de rebotes, la pelota le quedó a Elías Ramírez que cerca de la línea del área grande, acomodó la pelota junto a la base del palo derecho y así puso el 1-0 a favor de los de Noce. Sin descollar, desató la euforia Mens Sana, para dominar el encuentro a su forma.

Con el gol de la ventaja, los dirigidos por el ex arquero Mens Sana se quedaron en el juego, pero su rival no reaccionó ante el golpe Tripero, que aún le quedaba un poco más, invirtiendo los roles, con el movedizo Ramírez. Corrían los 32´ de juego con Emiliano Micheli encabezando el ataque albiazul y el delantero puso una magnifica asistencia para Ramírez que, en el salto intentó definir por encima del arquero, pero el cabezazo se fue por encima del travesaño.

Sin más acciones, el pitazo del final de la primera parte llegó en la cancha número uno de Abasto, mostrando a un Gimnasia un poco más superior que su rival. Buenas actuaciones tanto individuales como colectivas tuvo el tripero que, a través de Ramírez dominó el encuentro ante Villa Dálmine.

El complemento fue totalmente distinto para ambos equipos. Miranda estuvo más participativo, comandando cada ataque Mens Sana, y justamente en los pies del 10 el Lobo tuvo la primera clara del complemento. Corrían los 4´ cuando el capitán tripero se tuvo fe y desde lejos sacó un bombazo a las manos de Galán, que en dos tiempos controló el remate y contuvo la pelota . Gimnasia avisó primero, y no bajó el pie del acelerador.

A los 19´ y nuevamente con Miranda como creador de juego, el equipo albiazul volvió a incomodar a Galán. Centro desde la derecha de Ramírez, y en soledad el 10 Mens Sana tomó desprevenida a la defensa del violeta y de volea tiró al arco, aunque el disparo se fue lejos del caño izquierdo.

A toda esa gran actuación de Gimnasia, el violeta despertó y encontró el gol de la igualdad. Corrían los 29´ de juego y Fernando Martínez desestabilizó a Lucas Quinteros en el corazón del área grande, el juez no lo dudó y sancionó penal para Villa Dálmine y el mismo Quinteros se hizo cargo de la pena máxima con un remate certero a media altura, junto al palo derecho de Barraza que adivinó la punta pero no alcanzó a desviarla.

La visita con un Lucas Quinteros en su mejor momento, dio el golpe de gracia para dar vuelta la historia. El delantero con la siete en la espalda, se hizo un lugar entre los centrales y lanzó el centro, que tomó un efecto raro y se metió por encima de Tomás Barraza y así puso el 2-1 para los dirigidos por Lucio Filomeno. Duro golpe para el tripero que tuvo una mejor actuación en el segundo tiempo, pero en el fútbol mandan los goles y así se quedaba con las manos vacías.

En tiempo agregado, la visita pudo aumentar su ventaja. Bahiano García conectó un cabezazo de sobre, pero Tomás Barraza retrocedió de sus pasos y con un manotazo mandó la bola al córner, cuando el cronómetro del juez marcaban los 47´ del complemento.

De esta manera, la Séptima División de Gimnasia no pudo ante Villa Dálmine. En casa, donde tuvo buenas actuaciones en la Copa integración, el tripero cayó y con ello se llevó la desazón a cuestas de cara a una fecha trascendental. Se viene Tigre, el puntero de la tabla general de la Zona 3 al cual visitará la próxima semana.

SeptimaGelpDalmine