Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

OCTAVA | GIMNASIA

Desconocido, se quedó sin final

Así se lo notó nuevamente al tripero. Ya le había pasado y le costó caro: no podrá jugar el partido decisivo.

OctavaGedlpIacc

 IGUAL FUE POCO. Lautaro Chávez volvió a convertir pero pese a esto la Octava quedó sin chances. (Foto: Alejandra Cirer Chicchi).

LautaroPerez

Tras haber perdido inesperadamente en el primer partido del Octogonal Final frente a All Boys, la Octava División que dirige Fernando Gatti debía aprovechar otra vez la localía para vencer a Instituto y así quedar con alguna mínima chance de cara al último juego del grupo. Pero nada de esto pasó, ya que los platenses empataron 2-2 y, como el Albo venció a Godoy Cruz, llegó a seis unidades y ya resultan inalcanzables para el equipo albiazul. Esto resulta ser una verdadera pena, ya que antes de iniciarse esta etapa final, los 2001 eran de los que más chances tenían para campeonar. Sin embargo, se quedaron sin juego en la etapa clave y lo terminan pagando realmente claro. Los goles fueron obra de Ezequiel Saffores y Lautaro Chávez.

Gimnasia tenía que cambiar la cara y así pareció entenderlo de entrada. Todo el equipo salió metido, concentrado, mostrando gran intensidad y queriendo llevarse a su rival por delante. No dejaba salir a Instituto, que perdía la pelota muy rápido y era arrinconado. Pese esto, la primera de peligro la tuvo La Gloria, cuando Diego Faya terminó de mala manera una gran jugada individual cuando estaba mano a mano. En la réplica, bajaron a Chávez sobre la izquierda y del tiro libre se hizo cargo Ezequiel Saffores, que con pierna derecha le metió una rosca bárbara a la pelota y la clavó en el ángulo de la valla defendida por Alercia, que se sorprendió con el remate directo al arco, para decretar el 1-0 rápidamente. 

Tras la ventaja conseguida, el Lobo iría por más. Sabía que debía despejar cualquier tipo de dudas. A los 10', Lautaro Chávez ganó como siempre en la corrida por izquierda y se fue mano a mano con el arquero. Sin embargo, llegado el momento de rematar abrió demasiado el pie zurdo cuando la jugada pedía un derechazo. Así, la pelota se fue muy ancha ya que nadie llegó a empujarla. Unos minutos después, Ángel Romero definía de manera exquisita tras una tijera, pero su gol fue anulado por posición adelantada. Una vez pasado el cuarto de hora, la visita comenzó a hacer pie en el terreno y por eso las acciones iban de un arco al otro.

Ahí, hubo chances para ambos. Primero Lautaro Chávez remató cruzado y fuerte pero se fue cerca. Después, contestó el albirrojo con Tobías Ruiz, que con el arco vacío cabeceó increíblemente alto. Pero el Mens Sana terminó mejor: tras un gran desborde de Caballero, centro atrás incluído, Ezequiel Saffores llegó para empujar pero le dio mordido. Luego, otra vez Caballero se filtró por la derecha y entrando al área le dio fuerte, pero la pelota dio en el palo izquierdo del arco que da a la entrada del predio. Así, pasó la primera etapa, donde ambos tuvieron chances pero fue el Lobo quien contó con las más claras y quien al menos pudo aprovechar una para irse arriba al entretiempo.

Repitiendo lo hecho en la primera parte, el equipo de Gatti entró con todo y tardó nada en aumentar la ventaja. Es que Nahuel Manganelli sacó largo de volea y, cuando parecía que era pelota del arquero rival, Giuliano Alercia se resbaló y le dejó la pelota servida a Lautaro Chávez, que ganó en la corrida, gambeteó a un defensor que cerraba y definió al arco vacío para decretar el 2-0. Gran oportunismo del diez albiazul, que le daba tranquilidad a todo su equipo, que pese a la alegría no volvería a ser el mismo por el resto del partido. Y todo empezó 3' después, cuando tras un córner, Manganelli se pasó y Maximiliano Arroyo quedó sólo para empujar a la red, descontar y poner las cosas 1-2. Tras eso, todo Gimnasia se confundió y quedó borrado del cotejo.

El anfitrión volvió a bajar su nivel tras el gol de su rival y cedió el campo y la pelota, quedando a merced de Instituto, que aprovechó. A los 17', Diego Faya le pegó cruzado y fuerte, y la pelota salió cerca. Y llegando a la media hora, tras un revuelo en el área, entró Ángel Romero para empujar una pelota perdida y poner el 2-2 que luego sería definitivo. Por si fuese poco, el tripero casi lo pierde, pero Nahuel Manganelli sacó una pelota impresionante tras un cabezazo. Y así se fue el partido. Con un equipo local que se confundió tras el gol rápido de descuento. Esa fue la mayor virtud de Instituto, ponerse rápido nuevamente en partido. Luego, los platenses bajaron notablemente su rendimiento y terminaron pagando caro el empate de la visita, que lo mereció.

Y realmente caro lo pagó Gimnasia, que desfiló casi en la fase regular de la Copa Integración y una vez iniciado el Octogonal Final, pareció haberse olvidado de todo lo bueno construido hasta allí. En consecuencia de esto, los de Fernando Gatti se quedan sin jugar la gran final por el título, ya que en su grupo suman sólo una unidad, y All Boys sumó seis de seis, cuando falta jugar un partido. La multa parece excesiva, pero realmente se vio a una Octava desconocida. Falló en dos juegos decisivos y lamentablemente se quedan sin la gran chance, cuando parecían firmes candidatos. El Lobo se quedó sin final.

 

OctavaGelpIACC