Get Adobe Flash player
header2

SÉPTIMA | ESTUDIANTES

Cerró la localía con un triunfo 

SeptimaEdlpHurBlasBonafini

La Séptima de Estudiantes se sacó las ganas y festejó en el último partido como local del campeonato. Empezó en desventaja pero en el complemento mostró otra cara y venció a Huracán por 3-1. En un torneo irregular, el cierre en casa fue con una victoria. Juan Ongaro, de cabeza, Patricio Ruscitti, con un remate cruzado y Joaquín Yagante, mano a mano, los goles del Pincha.

Se debía un triunfo, para sí mismo y para mostrar que podía cortar con la irregularidad. Cerrando el torneo, en el último juego en casa, el Pincha cumplió y pudo despedirse de City Bell con una alegría.

Sin embargo, la mañana empezó torcida para el equipo de Martín Gaimaro. Es que el primer tiempo fue discreto, sin demasiadas chances en donde ninguno rompía la monotonía del primer turno. Estudiantes no se mostraba preciso y Huracán arremetía mejor parado en la cancha. Después de casi media hora en la que se repartían el dominio del balón, el Globo rompió el cero. A los 29´, Facundo Rossi se encontró fuera del área con la pelota y con un disparo de media distancia, la puso junto al palo más alejado de Pourtau, gritando un verdadero golazo.

La respuesta del Pincha fue por medio de una jugada individual de Agustín Guerra y posterior disparo que contuvo el arquero visitante.

Para el complemento, Gaimaro movió el banco: Matías Pellegrini y Joaquín Yagante a la cancha, moviendo a Nicolás Patrault como número tres. Rápidamente, el Pincha encontraría la igualdad, a los siete minutos. De un córner desde el sector derecho, Juan Ongaro se anticipó a su marcador y marcó el 1-1. Ahora el partido se hacía de ida y vuelta. El Globo avisó con un contragolpe de Mendieta que tapó muy bien Pourtau y con un cabezazo de Rossi que se fue por arriba.

Estudiantes no avisaría, sino que concretaría: jugada por la derecha de Pato Ruscitti, que apareció en posisión de ocho y después de levantar la cabeza cruzó su remate para estampar el 2-1. Ahora el León pasaba al frente, y utilizaría el contragolpe como arma para liquidarlo. 

Primero no pudo Pellegrini con un remate desde la puerta del área y después se lo perdieron Di Pizio y Yagante en una misma jugada. SIn embargo, sobre el cierre, Joaco Yagante quedó mano a mano y fusiló a Mauricio Villar para cerar la victoria.

Después de seis partidos ganó la 2000 albirroja, que en más de una ocasión había hecho los méritos y el trabajo para llevarse los tres puntos, pero sobre el final se quedaba con uno solo. En el último como local, festejó el Pincha, para viajar a Bahía Blanca con otro semblante.

SintEdlpHurSeptima