Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

RESERVA | GIMNASIA

En una gran prueba de carácter, la Reserva volvió a sonreír

El Lobo se sobrepuso a dos goles de ventaja y logró vencer a un rival siempre duro cuando todo parecía acabado. Enorme triunfo.

Gelp5Union4Zagert_archivoHattrick del chaqueño para devolverle la alegría al Lobizón (Foto: Archivo)

LautaroPerez

Tras sumar dos derrotas y misma cantidad de empates después de la única victoria en el torneo ante Estudiantes en el Clásico, Gimnasia estaba obligado a cambiar la cara. Ya no importaba cómo, dónde ni contra quién. Debía ganar para empezar a agarrar nuevamente confianza y así salir de los puestos bajos de la tabla. Y así fue: en un verdadero partidazo, venció a Unión 5-4 en Estancia Chica, tras remontar una ventaja de dos por parte del Tatengue. Iván Ramírez, Alexis Alegre y Emanuel Zagert por tres, anotaron los goles del equipo de Andrés Yllana, que logró su segundo triunfo en el campeonato y sueña con enderezar el rumbo. Seguro hay cosas para corregir, pero ganando todo es más fácil y en ese camino buscará seguir el Lobo.

El partido arrancó movido de entrada: al minuto, Enzo Martínez encaró por izquierda y fue derribado dentro del área rival. El juez cobró automáticamente penal y a ejecutarlo fue "La Perla". Iván Ramírez sacudió fuerte al palo derecho y el arquero albirrojo Marcos Peano le tapó el remate. Pese a que el 10 albiazul convertía en el rebote, la jugada ya estaba invalidada dado que el juez de línea marcó adelanto del 1 e hizo repetir el tiro. Tras la polémica, Ramírez volvió a patear y cambió el palo, para poner el 1-0 con un tiro cruzado que se metió tras dar en el poste izquierdo. Gimnasia arriba casi desde el vestuario, pero duraría bastante poco.

A los 8', Fiore ejecutó un tiro libre raso desde la derecha y quien anticipó en el primer palo fue Juan Ignacio Molina, quien conectó de primera y venció a Camilo Veloz para decretar el empate. Y sólo cuatro minutos después, tras una buena jugada colectiva, Walter Bracamonte ensayó un disparo de media distancia pero la pelota dio en la espalda de un jugador del Lobo, descolocando a Veloz y entrando al arco para poner así el 2-1 con muchísima fortuna. Menos de 10' le duró la ventaja al tripero, cuando parecía que su gol tempranero le haría las cosas demasiado difíciles al visitante. Pero a este equipo le cuesta mantener las ventajas y en la mayoría de las veces lo han pagado muy caro. A fin de cuentas, ventaja para los santafesinos.

Ahora, el Mens Sana sufría porque tenía dos laterales improvisados (Córdoba, que es central, y Escobar, diestro jugando por izquierda) y porque Unión explotaba demasiado bien esas zonas con los despliegues de Romero y Fantín. Sin embargo, Bolívar y Monti empezaron a crecer, a cortar el juego de la visita y así empujar a todo su equipo hacia el arco. Primero lo tuvo Cristian Zone, con un tiro que se fue alto, y luego Alexis Alegre, con un zurdazo que tapó bien Peano. Hasta que, a los 35', el juez cobró penal tras un toque suave de Lloyaiy a un delantero que a priori pareció no ser absolutamente nada. Desde los doce pasos pateó Facundo Britos, cuyo disparo fue tapado en primera instancia por Veloz, pero luego el propio volante central capturó el rebote y puso el 3-1 con un disparo fuerte y alto. 

Unión casi que no había llegado y se encontraba con un resultado que parecía lapidario, más si tenemos en cuenta que al local le ha costado remontar algunos partidos, sobre todo para ganar. Pero el Lobo estaba a punto de construir un triunfo enorme, con un amor propio igual o más de grande. A los 44', Alexis Alegre agarró la pelota y pateó un tiro libre frontal de manera fantástica, sensacional, impresionante. Póngale el adjetivo que más le guste, quedará bien. Parado en el centro, la puso por encima de la barrera al palo derecho del arquero para poner el 2-3 con un auténtico golazo. Y así, luego de que Lloyaiy se pierda el empate de cabeza, se fue la primera mitad. Los triperos no habían defendido bien y por eso estaban abajo en un partido donde Unión no lo había pasado por arriba.

Pero el complemento volvía a darle un golpe al Lobo, muy temprano. Al minuto, Juani Molina se fue sólo por la izquierda y tras entrar al área, cruzó el zurdazo a media altura para vencer a Veloz y poner el 4-2, que parecía definitivo teniendo en cuenta que el Tatengue estaba sólido atrás. Pese a esto, Yllana movió el banco e hizo ingresar a Emanuel Zagert por Cristian Zone. Y vaya si el chaqueño le aportó soluciones. En la primera que tocó, aguantó de espaldas y tras girar, fue derribado en el área rival. Penal, y a ejecutar fue el propio centrodelantero, que picó la pelota con una clase magistral para poner así el 3-4. Y sólo dos minutos después, Ramírez apiló dos rivales en una jugada personal bárbara a pura gambeta y, tras mandar el centro al área, Zagert fue quien de palomita puso el empate con el arco vacío.

En menos de 5', Zagert volvía a poner a Gimnasia en partido, cuando el equipo parecía anímicamente destrozado. Pero luego de eso, los platenses entendieron cómo debían jugar y sacaron a relucir un amor propio admirable. Digno de un equipo que quiere triunfar como sea. Y empezó a empujar. A partir de la solidez de Mottes y Córdoba, con los cortes de Bolívar, con el juego de Alegre (figura de la cancha), con la gambeta de Ramírez, con la presencia y la entrega de Zagert. Así, el Lobo estaba a punto de edificar una victoria magnífica. Antes, el ingresado Andrada, también de buen partido, se lo perdió mandando la pelota arriba. De Unión ni noticias. Retrocedió en el campo y jamas pudo volver a controlar a un Gimnasia voraz, que ganó peso ofensivo y potencia para seguir atacando.

El juego se iba pero todos sabíamos qué iba a pasar antes y quién iba a ser el protagonista: el héroe de la jornada. A los 40' y tras un córner pasado, Córdoba bajó la pelota y por atrás apareció, si, Emanuel Zagert para meterse al arco con pelota y todo, y desatar la locura en todo el predio de Abasto. Partido 5-4 y, pese a que el árbitro adicionó insólitamente 6' más, todo quedó ahí, como debía suceder. Como debía porque el resultado final fue un premio al desgaste del Lobo. Premio al dejar todo en busca de ganar, por parte de un equipo que merece estar más arriba porque tiene el material para estarlo, pero que por una cosa u otra no ha mantenido una base que le permita encontrar solidez. El último gol fue un golpe de nock-out para la visita, que pese a empujar no pudo igualar. Así terminó el partido.

Como se dijo, Gimnasia encontró premio al regar la cancha de esfuerzo. No se derrumbó ante la adversidad y, con laterales improvisados, con jóvenes que están dando sus primeros pasos y con otros contratiempos, pudo dar vuelta el marcador, para no quedarse sólo en un empate cuando la derrota parecía ineludible. Las soluciones llegaron desde el banco, con acento chaqueño y el resto del equipo en la misma sintonía. Ahora, los de Yllana volverán a tener una semana de tranquilidad para pensar en visitar a otro rival siempre difícil como Lanús. Pero lo encarará distinto, tras un triunfo, porque el tripero pasó la prueba de carácter y volvió a la victoria.

ReservaGelpUnion