Get Adobe Flash player
header2

ELLOS EN LA SELECCIÓN | SUB 20

Ocurrió el milagro

2359903h765AlanTurchi

Con más garra que juego, Argentina se impuso ante Venezuela con un doblete de Lautaro Martínez y, con la mano que le dió Colombia horas más tarde tras igualarle a Brasil sin tantos, logró la tan ansiada clasificación al mundial. La alegría de los pibes se hizo esperar, pero pudieron lograr el cuarto puesto de un hexagonal muy parejo, en el cual Uruguay se coronó campeón. Juan Foyth, Santiago Ascacibar y Lucas Rodríguez, juveniles del Pincha, disputaron los 90 minutos ante la Vinotinto.

Desde el vamos Argentina salió muy condicionado sabiendo que debía convertir cinco goles para no depender de nadie. Con tres en el fondo, un solo cinco de marca y mucha gente arriba, el equipo dirigido por Úbeda tenía el manejo de la pelota y creaba muchas situaciones pero no podía hilar la puntada final para abrir el marcador y generar  confianza para matar la ansiedad.

Con un poco de fortuna y buenas jugadas individuales, sobre el cierre de la primera parte, logró abrir el cero gracias a su goleador, Lautaro Martínez en dos oportunidades. El envión del final de la primera parte no fue el mismo cuando arrancó el complemento. Una Venezuela decidida a hacer tiempo fue lo que se encontro en conjunto nacional, y no pudo estirar la ventaja. La incertidumbre debería esperar un rato más.

Buen partido de los tres juveniles de la cantera Rojiblanca. Foyth que debió adaptarse a jugar por el lateral derecho ante el cambio de sistema que propuso el DT para el partido, lo hizo de gran manera, sin pasar mucho al ataque pero siendo contundente tanto en la marca como en la entrega de la pelota. El Rusito Ascacibar que fue una rueda de auxilio cada vez que la defensa trastabillaba y Tití Rodríguez que tuvo el mejor partido en todo el Sudamericano desbordando constantemente por ambas bandas. 

Con Venezuela clasificada junto a Ecuador y Uruguay, el cuarto puesto era momentáneamente de Argentina, superando por dos puntos a Brasil. Éste salió a jugar el partido de manera ápatica y casi no creo situaciones de riesgo. El arquero colombiano descolgaba todo lo que caía en su área y los pibes argentinos festejaban en la platea cada aparición del uno. La alegría estalló en dicha platea una vez que el árbitro pitó tras los cinco minutos que había dado para el cierre y la paridad permaneció intacta, clasificación para Argentina.

Que el árbol no tape el bosque. El boleto para jugar el Mundial en Corea lo consiguió la plantilla que viajó pero sin sobrarle nada. Hay muchos cambios que hacer para que la Albiceleste tenga un buen desempeño en el torneo más prestigioso y no pase sin pena ni gloria.