Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

SÉPTIMA | GIMNASIA

Mereció más pero falló en los detalles

La 2001 falló en el area rival y luego en la propia, para quedarse sin nada después da haber hecho un gran partido.

SeptimaGelpLanusLautaroPerez

Ante la dificultad de un rival como Lanús, líder del campeonato, a sus rivales se les exige hacer un partido casi perfecto o ideal para terminar ganando. Algo así logró hacer la Séptima tripera, aunque terminó fallando en las dos área y se quedó sin nada. El pasado sábado, los de Romero se imponían 1-0 con gol de Juan Cruz Bruzzoni, pero acabaron perdiendo 2-1 con los del Sur. El juego disputado en Estancia Chica dejó aspectos positivos para el anfitrión, que igualmente aún no ha podido ganar en condición de local.

Se sabía que enfrentar al puntero de la división iba a costar mucho sudor. SIn embargo, el buen equipo albiazul se encargó de demostrar rápidamente que estaría a la altura para también hacer transpirar al Granate. De entrada, los de Romero cortaron la circulación de juego visitante, con un gran despliegue de sus tres mediocampistas. Si bien no había peligro, Gimnasia logró neutralizar durante casi todo el inicio a su rival, ganando las divididas y las segundas pelotas. Y encima, cuando pudo golpeó. A los 26', Lautaro Chávez ejecutó un tiro libre que capturó de aire Juan Cruz Bruzzoni, que a la altura del punto penal la puso pegada al palo izquierdo de Tello. Con la apertura del marcador, quedó sellada una media hora casi perfecta. Casi, porque una discutida decisión arbitral inclinó la balanza.

A los 32' y tras buena jugada colectiva, el juez Cristian Colonosse vio mano de Anselmi en el área. El defensor, que se tiró al piso para cortar, juró que la pelota no había dado en su brazo, lo que a simple vista pareció ser verdad. Poco le importó a Pedro De La Vega, el mejor de la visita, que abrió el pie y fuerte la puso abajo para decretar el empate. Luego, ambos podrían haberse ido ganando al vestuario. Porque Nicolás Fernández cabeceó apenas desviado para el albiazul y porque Nahuel Manganelli le ahogó de gran manera el grito a Zeballos, tirándose con los pies. En pardas al entretiempo, donde el anfitrión trabajó demasiado para lograr irse ganando, pero una polémica impidió que fuese así.

En el segundo tiempo, las cosas no cambiaron. Quien manejaba era Lanús, y quien esperaba para cortar y no dejar espacios era Gimnasia. Salía bien, porque los de Medina no encontraban espacios y caían en imprecisiones tras la presión del local. Apenas pasado el cuarto de hora, lo volvió a tener Zeballos. El 9 sacudió cruzado y rasante, y la pelota pasó apenas desviada. Y cinco minutos después, se rompió la paridad. Tras un centro cerrado de Blanco, Nahuel Manganelli no pudo terminar de contener y el rebote le quedó a Richard Lazarev, que entró llamativamente sólo como una tromba para fusilar el golero Mens Sana y poner el 2-1 para Lanús. Así y tras una jugada aislada, que nada tenía que ver con el trámite del juego, la 2001 se quedó sin nada.

Porque después del 1-2, Romero hasta movió el banco pero su equipo no encontró soluciones para volver a complicar. La visita se replegó bien y no le dejó espacios, para solo esperar que el tiempo pase y que quede consumado el éxito. ¿Justo? Nadie puede decirlo con seguridad. Porque Gimnasia jugó un gran primer tiempo, donde ni siquiera debió haberse ido empatando al descanso. Corrió mucho, cortó el circuito rival, no dejó espacios atrás y estuvo siempre más metido. En el segundo tiempo, Lanús mejoró pero la victoria pareció ser mucho premio para un equipo de grandes individualidades a las que les costó encontrar sincronización, precisión y vértigo. A fin de cuentas, se lo llevó el Granate por un tanto de distancia.

Así, tras cuatro fechas, la 2001 del Lobo sigue sin poder ganar en casa. De hecho sólo pudo vencer a Atlético en Tucumán, por lo que ahora deberá salir a buscar las tres unidades a Córdoba, cuando visite el próximo sábado a Belgrano, un rival que lo supera por un triunfo y a quien querrá alcanzar seguramente. La Séptima deberá estar tranquila, ha mostrado buenos síntomas en el arranque de este 2017. Sólo falta ajustar detalles..

SeptimaGelpLanus