Get Adobe Flash player
LOGO todo juveniles
                     facebook-icon-preview  twitter-logo-final  logoinstagram

SÉPTIMA | GIMNASIA

Las ráfagas terminaron en empate

En un partido con muchos goles en pocos minutos, ninguno pudo mantener su ventaja y el resultado final fue un emocionante 3-3.

SeptimaGelpTemperley1Como siempre, Lautaro Chávez fue imparable para la defensa rival (Foto: Alejandra Cirer Chicchi)

LautaroPerez

En el primer turno de la jornada de sábado en Estancia Chica, la Séptima de Gimnasia y la de Temperley igualaron 3-3 en un emocionante partido. Tras un primer tiempo aburrido, el complemento fue todo lo contrario y los protagonistas dejaron goles, situaciones y mucho para analizar. Pese a esto, el juego estuvo marcado por una característica principal: la concreción de muchos goles en pocos minutos. Primero uno, al instante el otro. Así, los 90'. Lo cierto es que empataron en tres y, para los triperos, significa seguir sin poder ganar jugando en condición de local, lo que no pudo hacer ni frente a Boca ni frente a Lanús, ni ahora. Los goles fueron de Ezequiel Saffores, Lautaro Chávez y Manuel Pagano.

Los dirigidos por Pablo Romero querían obtener su primera victoria jugando en casa y levantarse del golpe sufrido en Córdoba. Sin embargo, su rival demostró que también quería llevarse algo de Abasto y le planteó un juego de fricción, donde le cortó cada avance aislando a sus delanteros y haciéndose mucho más corto que su rival. Por eso mismo fue que el cotejo no contó con situaciones hasta casi el final de esos primeros 45'. El Lobo la tenía pero no sabía cómo generar peligro, mientras que su rival no tenía apuros. A los 40', en la primera de riesgo, Chávez ganó en la corrida por derecha y, tras enganchar para adentro, sacudió de zurda cruzado. Su disparo dio en el palo, pero allí estaba Ezequiel Saffores para capturarlo y poner el 1-0 con un toque suave. En la siguiente, Mac Kay tiró un centro desde la derecha y Saucedo, de cachetada y de aire, puso el empate anticipando a todos.

Le duró poco la alegría al local, que debió irse al entretiempo en pardas, cuando todos creían que se iría arriba por la mínima. Ya en el segundo capítulo, la visita pareció aprovechar esa confusión y tuvo chances para ponerse arriba, pero Matías Martínez tapó de manera excelente en dos ocasiones. Y a los 22', se concretó lo que era cuestión de tiempo. Centro a media altura de Char sobre la derecha. Al primer toque, Saucedo se sacó de encima a un defensor. Con el segundo, definió perfecto poniendo la pelota contra el palo. Un golazo para el 2-1 gasolero. Pero tres minutos después, Lautaro Chávez se hizo cargo de un tiro libre apenas tirado a la izquierda. El 10 Mens Sana ejecutó fuerte y rasante, por abajo de una barrera que saltó, para dejar sin chances al golero celeste y poner el empate en dos con una obra de arte. Otra vez llegaba rápido la igualdad.

De allí en más, el trámite se rompió. Los mediocampistas dejaron de ocupar su posición habitual para partir el juego e ir por todo. Pablo Romero hizo entrar a Bruzzoni, Caballero y Pagano, para ser mas punzante en ataque e ir por los tres puntos. Y encontró respuestas. A los 34', Lautaro Chávez apiló a quien se le cruzó, hizo equilibrio por la línea de fondo y tras perfilarse mandó el centro atrás. E impactando de una, al primer toque, Manuel Pagano ganó en la corrida y tocó para el 3-2 en el área chica. Sin embargo, dos minutos después, y tras una pelota que quedó boyando en el área albiazul, el ingresado Russo le rompió el arco a Martínez y así colocó lo que sería el resultado final, con empate en 3. Ya en tiempo cumplido, Colucci se fue sólo e intentó picarla, pero su intento se fue apenas desviado. No hubo más tiempo.

Así las cosas, Gimnasia se quedó sin tiempo y sigue sin poder ganar de local, donde cayó con Boca y con Lanús, y empató con Temperley. Sin embargo, la 2001 deberá quedarse con lo positivo: se nota una mejoría en el juego, el equipo genera situaciones y tiene ritmo. Deberá ajustar algunas piezas en la parte defensiva y el mediocampo, para tratar de sufrir menos cada partido. Esta vez, el Gasolero golpeó cuando llegó y no más que eso, pero privó al Lobo de sumar tres puntos que hubiesen sido muy importantes para escalar en la tabla, pero que ahora deberá ir a buscar a Bahía Blanca el próximo sábado, cuando enfrente a Olimpo en Telefónos.

SeptimaGelpTemperley