Get Adobe Flash player
header2

CUARTA | GIMNASIA

Lo trabajó y se lo llevó para prenderse arriba

El equipo que esta vez dirigió Pablo Romero, ganó un partido trabajado y se recompuso de la derrota frente a Temperley.

CuartaGelpOlimpo UN GRITO DE CORAZÓN. De Sagastizabal grita su gol, el primero del Lobo. (Foto: Alejandra Cirer Chicchi)

LautaroPerez

Abriendo la séptima jornada que no había podido disputarse el pasado sábado debido a las intensas lluvias, salió a jugar la Cuarta tripera en la cancha número uno de Estancia Chica. Pese al mal tiempo de los días anteriores, esta vez el juego frente a Olimpo pudo disputarse y dejó un saldo positivo para el Lobo: fue victoria 2-1 recibiendo al Aurinegro, para recuperarse de la inexplicable caída frente al Gasolero y empezar a meterse lentamente en el lote de los de arriba. Los goles fueron anotados por Santiago De Sagastizábal (otra vez) y Juan Cataldi, ambos en la segunda parte. Ahora, si bien hay muchos equipos en el medio, la mayor categoría de la tira que coordina Marcelo Ramos se ubica a seis puntos de los líderes Lanús y Boca, contra quienes ya jugó en este torneo.

Mariano Messera se hizo cargo del plantel de Primera junto a Leandro Martini tras la salida de Alfaro y su puesto quedó vacante. A ocuparlo fue llamado Pablo Romero, el hermano de “Chirola”, que hasta ahora estaba dirigiendo a la Séptima División. Pese a esto, las intenciones del equipo no cambiaron: pelota al piso, salida por el suelo a través de De Bairros y de Mottes, Cataldi como eje y dos centro delanteros bien definidos como De Sagastizábal y Ferreira. En el primer tiempo le costó al albiazul, en una cancha rápida que seguía sumando algunas gotas. La primera situación de riesgo fue para la visita, cuando González Ayesa quedó solo en el área tras un rebote y mandó su disparo muy alto. Y el local respondió enseguida, luego de una pared entre Lautaro Pollero (de lo mejor del primer capítulo) y Leonel García. El lateral tiró el centro y quien anticipó fue Nicolás Ferreira, pero también salió arriba su remate de cabeza.

Antes de que termine el primer tiempo, Gonzalo Mottes saltó más alto que todos tras un córner desde la derecha y su testazo se fue apenas por encima del travesaño. Así termino el primer capítulo, donde hubo muchas imprecisiones, pocas secuencias de pases y en consecuencia poca profundidad. De cara al complemento, las cosas parecieron cambiar de entrada. Porque en un aviso, Cataldi dejó sólo a García, pero el tiro al primer palo de “Poroto” fue bien desviado por el golero bahiense.

Esto fue aviso de lo que sucedería a los 12’, cuando el propio García tiró un córner desde la izquierda y, tras pasarse Lanziani, su envío encontró solo en el segundo palo al goleador Santiago De Sagastizábal, que empujó la pelota al arco vacío. Otra vez “la Cobra” volvió a abrir el camino de su equipo, convirtiendo otro tanto que sirve para sumar de a tres. Cada vez que el “9” lo hace, por lo general la Cuarta gana. Y para bien de todos, lo viene haciendo bastante seguido últimamente. Lleva cuatro en el presente torneo.

A partir de allí, no hubo más oposición para los platenses. Primero Cataldi se la sirvió a Ferreira, que convertía empujando al arco vacío pero en offside. Minutos después, se invirtieron los roles: “Chicho” se la dio al 10 para que éste toque al gol, culminando así una enorme jugada colectiva que fue de un lado hacia el otro, pasando prácticamente por todos. Habiendo pasado media hora y con ventaja de dos, el Lobo se dedicó a cuidar el marcador, aprovechando que su rival jamás lo exigió. Ya sobre el final, De Sagastizábal recibió del ingresado Cruz, gambeteó a tres rivales y tras definir cruzado y rasante, vio cómo su disparo se fue apenas ancho en lo que hubiese sido un gol realmente fantástico. Y literalmente en la última jugada, Agustín Morsico presionó solo a cuanto defensor tripero se le cruzó y logró, de carambola, poner el 1-2 que sería el final. Porque el local movió del medio y juez Carlos Petrussa pitó el final del juego.

Así las cosas, la Cuarta de Gimnasia volvió a ganar luego de lo que fue el compromiso frente a Temperley, donde mereció muchísimo más que la derrota que se trajo a La Plata. Esta vez, ante un rival que tampoco es de los más poderosos, tuvo que trabajar el partido y correr mucho para terminar ganando, pese a que Olimpo nunca le llegó mano a mano a Pablo Torres.

Así las cosas y como dijo su goleador en el pos partido, el equipo se sigue haciendo fuerte como local, donde aún no ha perdido (triunfos vs Colón y Belgrano, empate frente a Atlético Tucumán), y eso le posibilita encontrarse hoy a seis puntos de la cima del campeonato, que comandan Boca y Lanús. Si bien el Lobo ya ha jugado con ambos y hay muchos equipos en el medio, es mucho más motivador y seductor el hecho de encontrarse en el lote de los primeros. Aumenta la confianza y eso se traduce en buenas actuaciones dentro del campo. Y justamente esto es lo que querrá seguir plasmando el ahora equipo de Pablo Romero, cuando la próxima fecha visite a Arsenal de Sarandí. Volvió a picar “la Cobra”.

SintCuartaGelpOlimpo