Get Adobe Flash player
header2

OCTAVA | ESTUDIANTES

Ni el tiro del final

OctavaEdlpTigre1BlasBonafini

La Octava de Estudiantes sigue sin ganar, aunque esta vez hizo méritos suficientes como para llevarse los tres puntos ante Tigre. Con un tiempo para cada uno, el Pincha tuvo situaciones y hasta un tiro en el palo en el último minuto, que hubiesen cambiado la historia. ¿Lo importante? El equipo sabe a qué juega.

Estudiantes y Tigre armaron una jornada con mucha paridad en City Bell. Dentro de esa sintonía, en Octava no se sacaron diferencias, en un partido que pduo ser para cualquiera de los dos .

Hasta los 25 minutos el partido no tuvo vuelo. Se prestaban la pelota, el juego se interrumpía muchas veces y carecían las situaciones. Estudiantes intentaba poner la pelota en el piso y hacerse fuerte en el mediocampo, pero Tigre soprendía salteando líneas con pelotazos a los delanteros.

La primera chance para el local fue a los 26´, con un remate de Osez tras un centro de derecha a izquierda. El "nueve" fue la carta de ataque del Pato Testa, que buscaba retornar al triunfo. La respuesta del Matador fue con Enzo Soria, con un cabezazo que desactivó uno de los mejores jugadores del partido, Juan Segobia.  Minutos más tarde, el "uno" albirrojo le contuvo un mano a mano  a Mateo Cáceres, cerrando el arco y manteniendo el cero.

Estudiantes no lograba hacerse dueño de la pelota y Tigre creció a base de llegadas al arco local, aunque se irían al descanso en tablas. En la última del primer tiempo, Segobia volvió a decir presente y le sacó el gol a Tejada.

En el complemento, la primera situación fue de Osez, tras un centro de Schmutz. El partido nunca terminaba de armarse pero con insinuaciones ambos querían llevarse todo. Tigre en los segundos 40 minutos se plantó de contragolpe, aunque ahora sí la defensa del Pincha se mostró más sólida y sin fisuras. Osez tuvo sus chances a los 19´y 29´, aunque primero con un remate y después de cabeza, no pudo quebrar el cero. La última jugada, fue la muestra clara de la falta de "suerte" que tampoco acompaña a Estudiantes: mano a mano de Valentín Deza, y su remate que reventó el palo derecho, lo que hubiese significado el triunfo para el Pincha. Esta vez, ni el tiro del final le salió al León.