Get Adobe Flash player
header2

CUARTA | GIMNASIA

De entrada, no le salió nada

A los mayores les costó el partido, y el gol tempranero no ayudó en nada. Paso en falso para los triperos.

CuartaGelpTalleresNO ALANCAZÓ. Escapa Ferrera ante la marca de Taborda (Foto: Alejandra Cirer Chicchi)

LautaroPerez

Con una racha de varios partidos sin perder y tras rescatar un punto en el último partido frente a Arsenal, la Cuarta de Gimnasia quería darle valor justamente a ese empate conseguido en la última fecha. En frente estaba Talleres, que llegó al partido siendo escolta del único líder Lanús, y quería reafirmar lo bueno hecho hasta aquí. Y así fue, porque los cordobeses golearon 3-0 en un partido en el que los de Pablo Romero no pudieron sentirse cómodos nunca y que deberán olvidar rápidamente.

Fría jornada en Abasto alrededor de las 9, cuando la pelota empezó a rodar. El local, con varios cambios: ausentes sus habituales centrales titulares y la ausencia de Pollero y Parini que subieron a Reserva. Por su lado, la visita golpeó de entrada. Cuando sólo iban 5' de juego y ambos se estaban estudiando y acomodando, a López le sirvieron un gran pase en cortada para que remate de zurda. Ese mismo disparo fue tapado por Camilo Veloz de manera bárbara. Pero tras rebotes y una pelota en el aire que parecía perdida, el mismo 10 de Talleres la bajó para definir fuerte con pierna derecha y poner el 1-0. Así, casi desde el vestuario, al Lobo se le hizo cuesta arriba el partido.

A partir de eso, el anfitrión intentó hacer como si nada hubiese pasado, pero fue difícil. Cataldi no consiguió hacerse eje y Portilla se encontró muy solo en el mediocampo. Por el otro lado, López seguía complicando a espaldas del 5 albiazul y Araraugo con su velocidad y potencia también lo hacía por la banda derecha. El moreno fue de lo mejor que tuvo la visita y a los 21' se lo perdió de cabeza, cuando anticipó en el pimer palo mandándola apenas arriba. Así se fue el primer tiempo. Con un equipo platense que nunca encontró los argumentos futbolísticos para complicar a su rival, que se mostró firme en defensa y nunca concedió oportunidad para el golpe local.

De cara al segundo tiempo, la cosa no cambió mucho. Gimnasia la seguía manejando pero sin absolutamente una idea clara, por lo que jamás llegó a poner en riesgo el arco de Humeler. Y llegando al cuarto de hora, la T aplicó un golpe letal para cerrar el partido. Porque Ortíz tiró un córner desde la izquierda y quien entró sólo llegando al segundo poste fue Ewieka Araraugo, el morocho mediocampista al que todos fueron a abrazar tras la conquista. Con el 2-0, el partido pareció terminado. Si Gimnasia no pudo complicar estando a un gol de distancia, menos con la ventaja de dos, la cual Talleres nunca puso en riesgo. La mejor del dueño de casa fue llegando a la media hora, cuando Matías Gómez apiló a tres defensores y en vez de abrir para el ingresado Cruz, pateó desviado al segundo palo.

Sobre el final, solo quedaría tiempo para otro gol tallarín, que sirvió para decorar el marcador. Franco Malagueño (lateral de gran partido y muy buenas condiciones) recibió sobre la derecha, se sacó un defensor de encima con gran facilidad y, tras enfrentarse con Veloz, le definió de zurda, abajo y al primer palo, con una tranquilidad propia de un delantero nato. Así, se bajó el telón del partido, con marcador final de 3-0 para los de Córdoba.

Golpe duro para el andar de la Cuarta que dirige Romero. Tras lo que fue el empate frente a Arsenal, la derrota del pasado sábado significó el primer partido perdido en condición de local. Jugando en casa se había visto lo mejor de la mayor categoría de la tira, pero esta vez nada de eso pudo ser plasmado y la derrota frente al escolta de la división fue inevitable. Sin embargo, cuando terminó el juego, el DT reunió a todos sus jugadores y les expresó un gran apoyo pese a la contundente derrota. Ahora, el combinado '97/'98 deberá prepararse para visitar a Banfield, un rival que está por las últimas posiciones de la tabla.

CuartaGelpTalleres