Get Adobe Flash player
header2

SÉPTIMA | GIMNASIA

Le dio vida y quedó a su merced, fue empate entre el Lobo y el Millonario

En Abasto, el Lobo ganaba 2 a 0 pero River se lo empató con un jugador menos. Los goles del anfitrión los hicieron: Lautaro Chávez y Manuel Pagano; mientras que para la visita marcaron Luciano Paz – de penal- y Lucas Beltrán.

SeptimaGelpRiverLa velocidad y potencia de Caballero para superar a García (Foto: Alejandra Cirer Chicchi)

EmilioPuig

En el marco de la jornada número doce del campeonato juvenil, Gimnasia y River terminaron igualando 2 a 2 en un partido que tuvo muchos condimentos enriquecedores: cuatro goles, una expulsión, dos estilos de juego diferentes, riquezas individuales de varios jugadores y un golazo de Lautaro Chávez. Claro, el Millonario terminó con una sonrisa mayor debido a que revirtió un 0-2 en su contra y jugó con un hombre menos durante gran parte de la segunda etapa.

Desde el inicio, la visita trató de tomar el protagonismo. Apostó por la tenencia del balón, salida clara desde la defensa, circulaciones desde el medio hacia las bandas -donde los laterales se transformaron en extremos- y mucha movilidad de los de arriba. Todo eso quedaba opacado por la falta de precisión en los últimos metros del ataque. Entonces, los conducidos por Juan Solari esperaron esas imprecisiones para salir rápido con pases directos en busca de Manuel Pagano, quien peinó todo lo que le tiraron y habilitó en varias oportunidades a Chávez. No obstante, al Laucha le hicieron una marca escalonada y, por ende, se le complicó bastante para desequilibrar.

Promediando la media hora comenzaron a llegar las emociones. El primero en avisar fue River. Triangularon en el medio Enzo Fernández, Luciano Paz y Tomás Ponce, abrieron a la izquierda para Enzo Espinoza, éste tiró un centro pasado y por detrás de todos cabeceó Elian Valdés, pero sobre la línea apareció Matías Bazzi para vestirse de salvador y evitar la apertura del marcador. Cinco minutos más tarde, Elías García llegó al fondo, remató al arco e hizo lucir a Matías Martínez. En tanto, el anfitrión tuvo una y no la desaprovechó. En tiempo cumplido, Chávez ejecutó un tiro libre  desde el vértice del área, le dio con mucha rosca, la bocha tomó vuelo, pasó la barrera y se coló en el ángulo izquierdo del golero riverplatense. Con esa delicia de la joya que tiene el club en sus inferiores, la categoría 2001 se fue ganando al entretiempo.

Con la obligación de salir a buscar la igualdad, el Millonario metió mucha gente en ofensiva y antes de los quince del complemento lastimó en dos ocasiones al Mens Sana, que sostuvo la ventaja gracias a un brillante Martínez. En primer lugar, le ganó un mano a mano a Lucas Beltrán y luego le tapó un fuerte disparo de tres dedos a Paz. Después de ese sofocón, Gimnasia volvió a pisar fuerte en el encuentro y nuevamente contó con la pelota detenida como factor fundamental. A los 24’, Valdés derribó a Pagano en una esquina y el juez le mostró la segunda tarjeta amarilla. En esa misma jugada, Chávez jugó rápido, eligió a Joaquín Caballero como destinatario de su pase, éste remató mordido pero Pagano corrigió el remate y puso el 2 a 0. Tanto muy festejado por el goleador que tuvo una semana complicada producto de una fisura en uno de sus dedos, lo cual le imposibilitó entrenarse con normalidad.

Contraatacar es una de las mayores virtudes de este equipo, que cuenta con futbolistas muy explosivos de mitad  de cancha hacia adelante. Dada las circunstancias (superioridad de dos goles en el resultado y con un jugador de más), el Lobo tuvo la posibilidad de ampliar la diferencia mediante dos magníficas maniobras personales de Chávez, aunque no estuvo fino a la hora de definir.

 El fútbol cuenta con diferentes momentos psicológicos en el desarrollo de los noventa y pico de minutos que dura un partido. Eso explica lo que sucedió después de los treinta. Gimnasia no lo liquidó y River se encontró con un penal que Paz cambió por gol. Desde ese entonces, el local entró en la lógica duda de buscar el tercero o mantener esa mínima ventaja. La visita aprovechó la incertidumbre de los dueños de casa, se adelantó en el campo y pasó a dominar el juego ampliamente. Habida cuenta de esto, el lobo de nuevo se volvió a sostener en Martínez y en Alejo Daher, quienes aguantaban las embestidas del conjunto de Nuñez. Sin embargo, a los 38’, Beltrán giró en el área, se sacó a un defensor de encima y de punta cruzó su disparo para anotar el empate.

En el último tramo del encuentro, hubo una chance clara en cada uno de los arcos. Juan Cruz Bruzzoni de chilena estuvo a punto de convertir para el tripero; mientras que en el Millonario, Paz hizo estrellar el travesaño antes de que el árbitro pitara el final. En definitiva, a Gimnasia se le escapó una buena oportunidad de volver a la senda ganadora tras la caída frente a Atlético de Rafaela. Ahora deberá viajar a Santa Fé para enfrentar a Unión, el próximo fin de semana.

SeptimaGelpRiver