Get Adobe Flash player
HEADER2018

SEXTA | GIMNASIA

Le costó pero lo sacó adelante

El Lobo se impuso ante el Tatengue por 2 a 0 y confirmó su buen momento. Kevin Sosa y Agustín Ramírez marcaron los goles. Suma 23 puntos y está a cuatro de los punteros. Ahora viene Quilmes y después el clásico.

SextaGelpUnionAlma y vida en el festejo de Kevin Sosa. El delantero rompió el cero en Abasto (Foto: Alejandra Cirer Chicchi)

EmilioPuig

Derrotar a Unión en casa para revalidar la enorme victoria del último fin de semana ante River en condición de visitante era el objetivo de los conducidos por Rodrigo Roselli. Claro, no fue fácil para el conjunto Mens Sana, porque se encontró con un duro rival que le jugó de igual a igual y además el equipo no funcionó como en otros partidos. Pese a esto, pudo sortearlo y lo venció 2 a 0, con dos golazos: uno de Kevin Sosa y otro de Agustín Ramírez. Con esta victoria llegó a los 23 puntos, se acercó a las primeras posiciones de la tabla y quedó a cuatro de Boca y San Lorenzo, los punteros.

En el cierre de la jornada del sábado en Abasto, por la fecha 13 del campeonato juvenil, platenses y santafesinos disputaron un encuentro discreto, desdibujado, sin brillo y, por momentos, aburrido. Ya desde el comienzo salieron a estudiarse, a ver que cartas mostraba cada uno. En consecuencia, el juego no tuvo dominante ni dominado, la bocha anduvo mucho en el aire y poco en el piso. Encima, cuando lograba caer al suelo, las imprecisiones se multiplicaron y, por ende, las situaciones de peligro carecieron. Sólo algunas acciones individuales de Isaías Alegre en el local y Facundo Alcaráz en la visita, mantenían la ilusión intacta de que algo podía llegar a suceder.

En esa primera etapa, la paridad fue tan grande que no sólo se fueron al entretiempo igualados en el resultado, sino que también en las llegadas a los arcos. Hubo dos por cada lado. Promediando los veinte, Juan Ignacio Lavallén jugó un córner corto, buscó a Matías Miranda y éste sacudió desde el vértice del área grande, haciéndolo trabajar al arquero Alan Velázquez, que despejó sin problemas. Enseguida y nuevamente luego de otra pelota detenida, Kevin Sosa pescó la bola en la medialuna, sacó un latigazo fortísimo  y  otra vez tuvo una buena respueta del golero Tatengue.

Del otro lado, los dirigidos por Facundo Rojas se aproximaron de manera riesgosa recién cumplidos los cuarenta minutos. El habilidoso Alcaraz arrancó por izquierda, eludió a Barros Schelotto y casi sin ángulo remató. Thomás Barraza, bien ubicado, rechazó sin inconvenientes. Luego, a los 44’, Maximiliano Castro no le dio bien, aunque afortunadamente le salió un pase que dejó en buena ubicación a Javier Hussein, éste no pudo controlar y la maniobra terminó desinflándose.

El complemento no sufrió demasiadas modificaciones y el encuentro siguió por el mismo camino. Ambos buscaron saltear la zona de la mitad del terreno, entonces los más perjudicados eran los de buen pie: Miranda en el anfitrión, por ejemplo. Apostaron por un estilo más directo y de poca transición, pero las imprecisiones eran constantes y las jugadas terminaron despilfarrándose. Por lo tanto, los centrales comenzaron a ser protagonistas cortando absolutamente todo. Claro, el más destacado fue Néstor Correa, figura alucinante de la tarde.

Evidentemente, cuando hay tanto paralelismo entre dos equipos, la igualdad suele romperse con un gol denominado por el ambiente futbolero como “de otro partido”. Eso fue lo que ocurrió en la cancha número uno de Estancia Chica. A los 18’, Sosa capturó la pelota en la medialuna y con una media vuelta impresionante la colgó en el ángulo superior derecho del arquero visitante. Justo cuando Nicolás Aires se preparaba para reemplazarlo por un golpe que lo tuvo a mal traer, el delantero apareció en el instante que más se lo necesitaba.

Con el resultado en contra, Unión salió a buscarlo con más ímpetu que ideas. Y en esa búsqueda sólo pudo encontrar profundidad una vez y por medio de un pase de Alcaraz, que habilitó a Hussein, el goleador remató cruzado y su disparo pasó rozando el palo. Luego, el desenlace final lo tuvo a Gimnasia nuevamente como el protagonista principal. En primer lugar y mediante un tiro libre, Miranda la pinchó, Iván Areco la peinó y Emiliano Micheli de volea casi marcó el segundo. Ya en el descuento y en los pies de Ramírez -de gran semana que incluyó debut en Reserva-  el Lobo cerró el encuentro con otro golazo. El talentoso delantero quedó mano a mano con Velázquez y se la picó por encima desatando la locura de todo el banco local.

En definitiva, la categoría 2000 no desarrolló su mejor actuación pero pudo sacar el partido adelante y se quedó con tres puntos fundamentales, que lo mantiene expectante en la pelea con los de arriba. Ahora deberá visitar a Quilmes, en la fecha previa al clásico con Estudiantes.

SextaGelpUnion