Get Adobe Flash player
header2

SÉPTIMA | ESTUDIANTES VS. GIMNASIA

En el Clásico de las figuras, la pelota quieta fue la clave

Además de los mejores jugadores, el balón detenido resultó fundamental en el desarrollo del derby de la 2001.

CronicaSeptimaRober Colucci y Rodrigo Fuentes no aflojan en la lucha por el balón (Foto: Romina Amengual)

AlanTurchi

¡PAR-TI-DA-ZO! Lo anticipamos, el Clásico de los 2001 iba a ser muy atractivo y más si las joyas que tienen tanto el Lobo como el Pincha en delantera estaban activas. Y así fue. Con tres goles de Lautaro Chávez para el conjunto Mens Sana y los tantos de Santiago Flores, Jairo Vásquez y Bautista Biffi en el Pincha, Estudiantes y Gimnsia nos regalaron un derby difícil de olvidar.

El partido tuvo de todo: dos penales, mucho juego y la constante incertidumbre de quien se iba a quedar con la victoria. Arrancó arriba Gimnasia, lo dió vuelta el León, nuevamente se puso al frente la visita hasta la última jugada, donde apareció la cabeza salvadora del central Biffi para igualar el encuentro y generar una de las pocas alegrías que tendrían los hinchas rojiblancos presentes en el Country.

El encuentro arrancó muy parejo, con aproximaciones de los dos pero con poco peligro. Gimnasia parecía estar estudiando al local y le cedía la pelota, pero Estudiantes estaba inconexo en los últimos metros hasta que una desatención le permitió al elenco de Pablo Romero adelantarse en el marcador. Mala barrida de Bautista Kociubinski sobre Manuel Montenegro para que el árbitro no dude y cobre el primer penal de la mañana. Como era de esperar, Lautaro Chávez se hizo cargo y no falló.

Con el resultado en contra, Estudiantes salió rápido en busca de una respuesta que llegó minutos despues, también con una pelota quieta. Tiro de esquina desde la izquierda ejecutado por Kociubinski para la cabeza de Flores que anticipándose a todos y ante una floja salida del portero Martínez estableció la igualdad. Sin más, así concluyó la primera etapa.

En el complemento, ambos salieron a buscar la victoria desde el minuto uno, pero el Pincha se notaba más decidido. La figura de Jairo Vásquez parecía ir acrecentándose con el correr de los minutos, hasta que su gol número 17 no se hizo esperar más. Zapatazo desde el borde del área para poner al local por primera vez al frente del marcador. Tras el gol, Gimnasia no se dejó apabullar y cada taque era respondido con un feroz contragolpe desde los pies de Chávez, hasta que el árbitro, nuevamente le otorgara un tiro desde los 11 mentros por un supuesto agarrón de Sorroche dentro del área. La "Joya" volvió a hacerse cargo del remate y estableció la paridad a falta de un cuarto de hora para el cierre.

Los últimos cinco minutos fueron dramáticos. Una desatención del fondo Rojiblanco le permitió a Chávez explotar su velocidad y el uno contra uno que lo caracteriza para poner a Gimnasia al frente por segunda vez. En este caso, parecía final. Sin embargo, la pelota detenida, aliada de Estudiantes desde el inicio de los tiempos, le permitió al Pincha llegar a la paridad final. Un tiro libre desde el sector izquierdo que buscaba encontrar un receptor dentro del área y lo logró. Cuando parecía que la jugada moría, la cabeza de Biffi elevándose más que propios y rivales le permitió al León lograr la igualdad final.

Tras el ágonico empate, Lobos y Triperos se reunieron y posaron para las cámaras en una clara muestra de amistad, dejando más que claro el cartel con el que posaron al comienzo que recitaba: "Somos rivales, no enemigos"

SintesisSeptima