Get Adobe Flash player
header2

QUINTA | GIMNASIA VS. ESTUDIANTEGS

Con carácter y rebeldía, lo dio vuelta y se quedó con el derby

Gimnasia derrotó a Estudiantes por 2 a 1 y se quedó con el clásico de la ciudad. En el local marcaron: Estanislao Jara e Iván Correa. Para la visita había abierto el marcador Iván Erquiaga de cabeza. Jara en el local, Gonzalo Desio y Ángel Acosta en la visita se fueron expulsados.

CronicaQuinta

Un triunfo de todos, los de adentro y los de afuera (Foto: Fermín Somma)

EmilioPuig

Desde el plano futbolístico, el clásico dejó un trago amargo porque a los dos equipos les costó hilvanar el juego habitual y, en consecuencia, las llegadas de riesgo a los arcos carecieron. Sin embargo, el encuentro contó con tanta emotividad que terminó disimulando esa falta de fútbol. El que festejó fue Gimnasia, que dio vuelta el resultado y derrotó a su eterno rival por 2 a 1, con goles de Estanislao Jara e Iván Correa; Iván Erquiaga había adelantado a Estudiantes.

Arrancó mejor el Lobo, desde el inicio trató de plantar bandera en la mitad de cancha. El triángulo conformado por Juan Cruz Prefacio, Sebastián Romero y Antonio Napolitano marcaron el camino y lograron poner a Ignacio Sabatini y a Tobías González de frente a los defensores pincharratas. El problema estuvo en la falta de finura de parte de los delanteros a la hora de encarar, lo cual le imposibilitó llegar con peligro a la portería defendida por Nicolás Carolini. A medida que  fue pasando el tiempo, los conducidos por Gustavo Salinas salieron de ese apriete no tan fortificado, lograron adelantarse en el campo y comenzaron a ganar el duelo en el medio. Franco Rodríguez y Ángel Acosta -el doble cinco- se las ingeniaron para recuperar el balón en ese sector y, de esta manera, la visita empezó a crecer.

Promediando los veinte, Estudiantes mandó el primer mensaje de aviso. Matías González tiró un centro pasado, Santiago Ricciardi entró sólo por atrás, cabeceó sin demasiada fuerza y no complicó en demasía a Tomás Durso. Tres minutos más tarde y luego de que Pedro Durante salvara sobre la línea al local, mandando la pelota al córner, tras una jugada desafortunada en defensa. Gónzalez se hizo cargo de la situación y puso la bocha en el primer palo, Erquiaga ganó en el aire y con un cabezazo fortísimo rompió la red para poner el 1 a 0 parcial. Desde ese momento y hasta el final de esa primera etapa, el pincha se agrupó, defendió en bloque y aprovechó los espacios dejados por él, hasta ese entonces, confundido Gimnasia.

Ya entrado en el complemento y casi desde el vestuario, Sabatini arrancó desde la derecha en diagonal hacia la izquierda, habilitó a González, que le dio mordido y Carolini rechazó muy bien. Cuando todo hacía indicar que el Mens Sana estaba de nuevo en el partido, comenzó a aparecer Gonzalo Desio. El 10 del conjunto visitante encontró espacios a las espaldas de Romero y Prefacio y empezó a manejar los hilos del equipo. De hecho, en una oportunidad, metió un pase bochinesco para dejar a Ricciardi sólo frente a Durso, que achicó brillantemente y le negó el segundo.

Para contrarrestar eso, Saggini movió el banco y metió una bocanada de aire fresco. Franco Valdéz ingresó en lugar de chirolita Romero y, además, en ataque introdujo a Jara por Tobías González. Como si hubiese tenido la bola de cristal, el entrenador acertó en ambas variantes y Gimnasia llegó al empate por medio de ellos dos: Valdez la empezó y Jara la terminó. El primero tomó la redonda en el mediocampo, observó el panorama y abrió para Sabatini. El mendo llegó al fondo, sacó un centro pasado, Napolitano la bajó y Jara definió para igualar las acciones.

La cabeza juega mucho y los momentos psicológicos en el fútbol son fundamentales a la hora de disputar un partido. El dueño de casa sintió ese envión anímico positivo y, sumado al apoyo de la gran cantidad de hinchas que se acercaron al predio de Abasto, fue en busca del segundo impacto que le permitiera llevarse el Derby. Casualmente, diez minutos más tarde, un tiro libre desde la mitad de cancha cayó en el área, Carolini salió lejos, Khalil Caraballo la peleó y le quedó a Prefacio, éste la mandó pasada, Napolitano nuevamente la bajó y de taco Correa marcó el tanto que sentenció el resultado.

Con la urgencia por llegar al empate, Estudiantes dejó espacios atrás y el Mens Sana intentó aprovecharlo a través de la velocidad de sus delanteros. En una contra, Acosta bajó a Sabatini y vio la segunda tarjeta amarilla. A los 42’, Jara y Desio se excedieron en las protestas y también vieron la roja. De esta manera, el Lobo concluyó el cotejo con 10 hombres y el pincha con 9.

En definitiva, el anfitrión demostró carácter y rebeldía, golpeó en los momentos claves y se quedó con el clásico de la ciudad. Ahora deberá tratar de seguir por esta senda ganadora. Por lo pronto, el miércoles disputará el encuentro postergado de la fecha 14 ante Quilmes en condición de visitante. En cambio, Estudiantes tendrá descanso en la semana y viajará a Santa Fe, para jugar el sábado con Colón.

SintesisQuinta