Get Adobe Flash player
header2

CUARTA | GIMNASIA

No lo liquidó y sufrió sobre el final

Luego de un muy buen primer tiempo, el Lobo no lo cerró, sintió el cansancio producto de un campo pesado por el barro, se lo empataron y hasta lo pudo haber perdido. Daian Garcia anotó en primera instancia para el anfitrión y Julián Marcioni marcó el 1 a 1 definitivo.

CuartaGelpNOBEmilioPuig

Muchos condimentos positivos hacían prevenir lo que posteriormente ocurrió: Gimnasia y Newell’s disputaron un muy buen partido de fútbol. A pesar de la buena cantidad de barro acumulado en Abasto, producto de la lluvia caída en las primeras horas del sábado, ambos equipos nunca dejaron de intentar desarrollar su juego: pelota al ras del piso y estilos ofensivos. De esta manera, brindaron un encuentro lleno de emociones y repleto de situaciones de riesgos en los arcos. Pudo haber sido para cualquiera, pero terminó siendo un empate en uno.

Con esquemas parecidos (4-3-3), ataque por los costados, laterales en constantes proyecciones para buscar superioridad numérica y una buena dosis de buen pie en el centro del campo, platenses y rosarinos salieron desde el minuto cero a mostrar sus cartas, sin ningún tipo de misterios. En consecuencia, antes de los 10’, hubo tres situaciones claras de gol: dos en el local y una en la visita. En primer lugar, Matías Reali escapó por izquierda, llegó al fondo, lo vio llegar sin marca a Daian García, tiró el centro y el siete no pudo darle dirección a su disparo, que pasó muy cerca. Enseguida, la Lepra contrarrestó. Ignacio Huguenet dejó sólo a Federico Segovia, quien remató por encima del travesaño. La última de ellas fue para Juan Cataldi, que llegó desde atrás y de milagro su bombazo no terminó en el fondo de la red.

Picantes como es habitual, los dos extremos del Lobo desempeñaron una muy buena actuación y desequilibraron constantemente. A su vez, lograron conectarse con Alexis Alegre y Cataldi, como también con los marcadores de puntas Lautaro Pollero y Carlos Speck. Juntos casi siempre pudieron doblegar por las bandas. De esa forma, los conducidos por Mariano Messera hilvanaron un buen funcionamiento colectivo y superaron a su rival en todos los sectores.  Para mejor, a los 20’, Alegre ejecutó un tiro libre frontal en forma de centro, Alejo Lloyaiy quedó solitario en el área, se vistió de asistidor y habilitó a García, éste la empujó y así decretó la apertura del marcador. A pesar del crecimiento de la visita sobre el final, que incluyó alguna que otra jugada de peligro, el Mens Sana terminó realizando un muy buen primer tiempo.

Ya en el complemento, el dominio del cotejo cambió rotundamente. El conjunto rosarino se despertó, salió con otra agresividad y a base de buenas combinaciones entre Julián Marcioni, Huguenet y Mauro Vega pudieron progresar en el juego. Al comienzo, Marcioni a través de la pelota detenida estuvo a punto de convertir en dos ocasiones prácticamente calcadas y que pasaron cerca del arco defendido por Camilo Velóz. Cumplidos los 23’, Facundo Nadalín avanzó por derecha, sacó un centro preciso y Marcioni de cabeza estableció la igualdad.

Lejos de achicarse y envuelto en un envión anímico positivo -sumado al cansancio lógico mostrado por el local, luego del tremendo desgaste físico realizado - produjo una fortaleza mental en Newell’s, que lo fue a buscar con mucha gente en ofensiva. No obstante, desde el empate hasta el final tuvo varias ocasiones que pudieron haber terminado en goles. Una de las más claras ocurrió a los  41’, cuando Marcioni fusiló a Velóz, que nuevamente respondió de forma brillante. El rebote cayó en la cabeza de Nicolás Heiz, pero al rematar el travesaño se lo negó. Luego, en tiempo cumplido, Mariano Barra tomó el esférico en la medialuna, sacudió y la bocha pasó apenas desviado.

Fue un tiempo para cada uno, aunque seguramente el Lobo lamentará no haberlo definido cuando pudo hacerlo. Sin embargo, cabe destacar el buen juego mostrado en esa primera etapa, como también la entereza y la personalidad para aguantar la embestida de un siempre complicado Newell’s Old Boys, En definitiva, a pesar de no haber dejado los tres puntos en casa, salvó el invicto y sumó su décimo encuentro sin conocer la derrota. Ahora volverá visitar a otro grande del fútbol argentino: San Lorenzo de Almagro.

CuartaGelpNOB