Get Adobe Flash player
header2

CUARTA | GIMNASIA

Las variantes de Messera que no pudieron cambiar el rumbo

El entrenador dispuso desde el arranque de un clásico 4-3-3, luego pasó a defender con línea de tres. Probó con dos enganches juntos y terminó apostando por dos nueves de área. Sin embargo, la búsqueda no dio sus frutos y el Lobo cayó ante Vélez por 2 a 1.

MarianoMesseraEmilioPuig

Todos los amantes del fútbol tenemos en claro que cualquier circunstancia ocurrida en un partido puede llegar a modificar lo planificado en la semana. Sin ningún tipo de dudas, eso le terminó sucediendo al Lobo, el sábado en la derrota ante Vélez por 2 a 1, en el marco de la vigésima primera fecha del campeonato juvenil.

Con algunas variantes de nombres, pero no de esquema, Mariano Messera volvió a apostar por el clásico 4-3-3. Sí, ese sistema que llevó a Gimnasia a estar diez encuentros consecutivos sin conocer la derrota, incluyendo victoria en el derby ante Estudiantes. Conformado con dos laterales de buenas subidas, como son los casos de Leonel Caielli y Bernabé Galati, sumado a los extremos habituales -Matías Reali y acompañado en este caso por Matías Gómez- tuvieron como deber doblegar por las bandas, aunque en muy pocas ocasiones lo lograron.

En el medio, el triángulo habitual compuesto por dos interiores: Juan Cataldi (más ofensivo) y en esta oportunidad Diego Parini. Además, Patricio Monti como  volante más retrasado y responsable de la marca.  Adelante, como único referente de área estuvo como siempre Nicolás Ferreira, que no tuvo demasiada participación, producto del poco juego colectivo que mostró el equipo en general.

Esa formación inicial duró apenas treinta y ocho minutos. En el medio pasaron dos hechos puntuales que obligaron al entrenador a cambiar. El primero ocurrió a los 8’, cuando Hernán De La Fuente cambió penal por gol y la visita se puso al frente en el marcador. El segundo sucedió a los 22’. En ese momento, Matías Aguirre se fue expulsado por agredir a un rival y dejó al Fortín con un hombre menos.

Teniendo en cuenta la poca lucidez del anfitrión a la hora de generar fútbol, aun contando con un jugador de más, Messera movió el banco y metió a Leonel García en lugar de Caielli. De esta manera, pasó a defender con línea de tres y lo ubicó a poroto al lado de Cataldi, con el objetivo de lograr una sociedad entre ambos en la creación. Sin embargo, casi nunca pudieron juntarse debido a un apresuramiento y nerviosismo del equipo en todos los sectores del campo, que casi siempre eligió saltar líneas como camino más directo.

En consecuencia y sumado a la segunda expulsión de la tarde en el conjunto de Liniers, el ex enganche Gimnasista puso a Santiago De Sagastizabal y a Cristian Zone, dos torres para buscar por la vía aérea lo que nunca encontró por la terrestre. Así, el dibujo quedó compuesto con un 3-3-2-2. Gonzalo Mottes de líbero, Monti y Galati como stopper; Parini de cinco; Reali y Gómez por afuera; los dos enganches y ambos nueve metidos entre los centrales velezanos. Para ese entonces, Alejo Montero ya había puesto el 2-0  parcial en la visita y un minuto más tarde, Gómez le había arrancado el arco a Mariano Cirrincione para decretar el descuento final.

Por último, sólo quedó tiempo para una nueva expulsión en Vélez, que culminó el encuentro con ocho jugadores. En definitiva, no pudo ser para Gimnasia, que intentó por todos los medios llegar a la igualdad pero no lo consiguió. Ahora deberá visitar a Tigre y después vendrá San Lorenzo entre semana.