Get Adobe Flash player
HEADER2018

RESERVA | GIMNASIA

Solidez y contundencia, la receta para volver a ganar

El Lobo superó cómodamente a Banfield, se sacó una mochila pesada de encima y se quedó con sus primeros tres puntos del año.

reservagelpbanfieldAbrazos de alegría y desahogo, el Lobo ganó su primer partido del 2018 (Foto: Blas Bonafini)

LautaroPerez

Cinco partidos debieron pasar desde que comenzó el 2018 para que Gimnasia vuelva a sumar de a tres. El equipo de la dupla Martini-Messera lo volvió a hacer esta mañana, cuando superó de manera cómoda al Taladro por 2-0 en Estancia Chica. Mostrando un equipo sólido en el fondo, vertiginoso adelante, con contundencia y seguridad para manejar las riendas, consiguió su primer éxito desde la reanudación de la Superliga y podrá seguir trabajando con otro ánimo. Los goles llegaron a través de Matías Gómez y Nicolás Contín, uno de los varios que bajaron desde el plantel de Primera con la premisa de sumar minutos.

De entrada, el tripero pareció dejar atrás esa timidez que le impidió desarrollar su juego en los últimos partidos. El equipo salió decidido y eso pudo verse en el despliegue de sus tres volantes, que pisaron fuerte en el centro del campo. Además, volvió el desequilibrio por afuera, tras un gran partido de Gómez y Ramírez. El local se puso arriba rápido: el debutante Guillermo Enrique, lateral categoría 2000, realizó una buena apilada por derecha y mandó el centro. El mismo lo recibió Matías Gómez, que entrando por izquierda y cayéndose, la puso contra el palo y firmó el 1-0. A partir de allí, el Mens Sana siguió dominando las acciones ante un rival que lo inquietó poco.

La visita intentó imponerse pero, además de apurarse, chocó una y otra vez ante una dura zaga central. Es que Nicolás Ortíz y Germán Guiffrey se complementaron a la perfección y no dejaron espacios para que se filtren los delanteros visitantes. Eso, sumado a la presencia que impuso Patricio Monti, echó por tierra cualquier opción para el empate de los dirigidos por Piccoli. Así se fueron al entretiempo. Si bien el equipo albiazul no contó con más chances para ampliar el tanteador, nunca sufrió en defensa, por lo que la victoria nunca corrió riesgos.

Apenas empezó el complemento, los del Sur parecieron cambiar la cara y exigieron a Tomás Durso, que respondió notablemente ante un disparo que tenía destino de gol. El golero nacido en el '99 que volvió a ser convocado a la Sub19 Argentina respondió en la única vez que lo llamaron. Y antes de que su rival se despertara, el dueño de casa pegó para liquidar. Matías Gómez recuperó, Agustín Ramírez gambeteó. Después del centro del 7, Contín intentó de primera. Lo taparon y, tras pelear por el rebote, una exquisita definición "tres dedos" del centro delantero le dio forma al 2-0 que sería definitivo. Un tanto de buena factura del Tanque, que peleó y definió de manera excelente, para luego desahogarse en el grito.

Ahí, temprano, los platenses le bajaron la persiana al juego, porque Banfield siguió sin tener claridad. Martini decidió por mover el banco y le dio minutos a Sebastián Cocimano, Matías Miranda y Alexis Alegre. Buena tarea del primero de ellos -debutó hoy-, que se movió como único punta de referencia y lo hizo muy bien, aguantando de espaldas, poniendo el cuerpo y abriendo el juego hacia atrás. Solo quedó esperar que el tiempo pase, para que el anfitrión consiga su primera victoria del año. Tres puntos basados, principalmente, en la solidez mostrada para defender y la contundencia exhibida al atacar, dado que el equipo aceleró dos veces y concretó dos goles. Buenos aportes también de Enzo Martínez y Matías Melluso, entre los que bajaron a sumar minutos en la categoría.

De esta forma, Gimnasia dejó atrás la larga racha de partidos sin ganar, que lo había tenido exitoso por última vez frente a River, por la undécima fecha del torneo. Ahora, siete partidos después, el Lobo volvió a sumar de a tres para volver a pegar el salto en la tabla. Alegría y desahogo entre los planteses, que hicieron las cosas lo suficientemente bien hoy para quebrar la malaria. Quedó demostrado post partido, con un tremendo abrazo que se dieron Leandro Martini y Mariano Messera, en el túnel que los llevó al vestuario. El tripero se sacó una mochila pesada de encima y querrá seguir acumulando confianza el próximo fin de semana, cuando le toque viajar a San Juan.

 

gelpreservabanfield