Get Adobe Flash player
HEADER2018

SÉPTIMA | GIMNASIA

El Lobo y el Bicho firmaron un empate con muchos goles

SeptimaGelpAAAJEMPATE Y EMOCIÓN. Mariano Chávez puso el empate agónico y lo gritó como nunca / Foto: Alejandra Cirer Chicchi

IvanCedano

En un partido de ida y vuelta, la Séptima de José Luis Napolitano terminó igualando 3 a 3 frente a su par de Argentinos Juniors. Si bien no hubo demasiadas emociones en cuanto al juego, en las áreas ambos equipos fueron letales, y el Lobo, que fue perdiendo en dos oportunidades, logró conseguir la paridad sobre el final del partido. Mones Cazón, con una actuación sublime, fue la figura del conjunto Tripero.

El Bicho golpeó bien temprano en la mañana de Estancia Chica, cuando, luego de un córner, el central Marcos Di Cesare anticipó a todos por arriba y venció al arquero Vergara para poner el 1 a 0 en tan sólo 6 minutos de juego. La visita había comenzado más activa en cuanto a creación de juego, y encontró la ventaja en una de las primeras ocasiones. Algo más de 25 minutos tuvieron que pasar para que llegara la recuperación del Lobo.

Luego de un par de llegadas de poca claridad que Gimnasia no pudo concretar, en el minuto 31, Alex Aramallo entró por atrás de todos y empujó la pelota al gol para poner las acciones 1 a 1. Sin embargo, diez minutos más tarde, el combativo centrodelantero de Argentinos, Juan Román Pucheta, logró anticipar al golero albiazul y poner nuevamente arriba por 2 a 1 al visitante, justo antes de irse al entretiempo.

El complemento trajo para Gimnasia un penal a 4 minutos de haber comenzado; el encargado de ejecutar la pena máxima fue el hoy lateral izquierdo, Nazareno Palavecino, quien definió con autoridad, para otra vez igualar el partido para los locales. La pelota era muy disputada, el juego sucio, y tanto en la primera parte como en la segunda mitad, el volante tripero Mones Cazón fue vital para aportarle al Lobo la cuota de buen fútbol que necesitaba.

Los dos equipos no lograban crear situaciones de peligro, y el ingresado Alan Gigena en Gimnasia primero, Barberis en Argentinos después, verían el cartón amarillo en ambos equipos, y el partido entraba en una meseta, aunque todavía faltaban algunas emociones más. A falta de 10 para el final, el número ocho del Bicho se escapó tras un yerro de la defensa local, y logró poner el 3 a 2 para los suyos. Minutos después, Di Cesare, el autor del gol en la visita, se iría expulsado por una fuerte patada a Mones Cazón.

Cuando parecía que el partido se moría con ese resultado, quien aparecería nuevamente, como frente a Patronato, sería el delantero Mariano Chávez. Entrando desde el banco solo 5 minutos antes, el punta consiguió una pelota en la medialuna tras una salida en falso de la defensa del Bicho, y con un gran derechazo la puso contra el palo y logró el 3 a 3 definitivo en el marcador. El Lobo no jugó un gran partido pero las individualidades ayudaron al equipo de José Luis Napolitano a conseguir un trabajoso empate, en un partido del que seguramente puede sacar varias conclusiones.

SeptimaGelpAAAJ