Get Adobe Flash player
HEADER2018

JUVENILES | GIMNASIA

Una jornada pareja que se desdibujó sobre el final

El Lobo fue de mayor a menor frente a La Academia y terminó sufriendo por dejar pasar puntos en casa.

F4GelpRacing

(Foto: Alejandra Cirer Chicchi)

LautaroPerez

El fixture le puso a Gimnasia, en la cuarta fecha de la Superliga Juvenil, uno de los dos grandes que tiene en el camino. Con las mayores en Abasto y las menores en Avellaneda, se midió con Racing en lo que fue una buena prueba. Ante la albiceleste, había arrancado ganando en ambos predios. Después, algunos errores puntuales, sobre todo jugando como local, le impidieron a los coordinados por Marcelo Ramos sumar más que su rival, que terminó imponiéndose. Gran triunfo de la Cuarta, que continúa en la cima del torneo.

La lluvia dejó jugar y la terna arbitral decidió disputar cada partido. El primero fue justamente el de la Cuarta, que venció 2-0, de manera contundente a un rival complicado. Un cabezazo letal de Koppel le permitió a los de Jorge San Esteban abrir el marcador. El tripero tuvo una infinidad de situaciones, pero recién pudo ampliar promediando el complemento, a través de Estanislao Jara. El 11 cambió por gol un penal de manera magistral y puso cifras definitivas. El combinado 98’/99’ mostró un gran rendimiento, sobre todo en ofensiva, y el premio es seguir en la cima del campeonato, un punto por encima de Boca.

Después, ya ante una intensa lluvia, fue el turno de la Quinta. La 2000 venía de sumar su primer punto en el campeonato y se puso en ventaja rápido a través de Nicolás Aires. Sin embargo, la visita aprovechó un malentendido en la defensa e igualó las acciones. Y tras el primer minuto del segundo tiempo, se puso 2-1 desde el punto del penal. Pasado el cuarto de hora, Aires volvió a empardar marcando de cabeza. Pero en la última del juego, el campo le jugó una mala pasada a Alegre, quien dejó la pelota muerta y sirvió el 3-2 para los de Avellaneda, que terminaron llevándose todo. Duro golpe para los de Saggini, que merecieron llevarse algo más.

Por último, una historia similar. La Sexta mereció mejor suerte pero empató 2-2 frente a los académicos. En el primer tiempo, una tremenda jugada preparada terminó con Ezequiel Marcoz rompiéndole el arco al golero albiceleste, para el 1-0. Ya en el segundo, Mendoza aprovechó un rebote y puso ventaja de dos. Pero el Lobo, de tremendo desgaste físico, se fue quedando sin piernas y pagó caro dos errores. Primero, Manganelli tapó un penal pero el delantero convirtió en el rebote. Y a falta de un minuto, un cabezazo en el área le puso números finales al tanteador. A la 2001 se le escapó a falta de muy poco.

En el Tita rescató una victoria

Haciendo las veces de visitante y en un reducto siempre complicado, el Mens Sana viajó al complejo Tita Mattiussi y se volvió con tres puntos. Los mencionados, producto del tremendo triunfo de la Séptima, que goleó 4-2 al local y aportó el único éxito albiazul en Avellaneda. Temprano, Nélson Dávalos puso la ventaja mínima. Ya en la segunda mitad, Elías Mones Cazón dos veces y un gol en contra, terminaron de darle forma al resultado final. Gran partido de los de José Luis Napolitano, que continúan invictos en lo que va de la Superliga.

Luego fue turno de dos derrotas similares. Es que tanto la Octava como la Novena perdieron 0-2 fuera de casa. En el caso de la 2003, perdió su primer partido en el torneo aunque continúa como líder y pese a que mereció algo más. Para la 2004, el sabor amargo de no haber podido sumar, de manera oficial en 2018.

De esta manera, fueron siete las unidades que terminó consiguiendo Gimnasia. Si se toma en cuenta que seis de ese total se consiguieron ganando los dos primeros partidos en cada predio, termina siendo amargo el sabor de una jornada que se fue desdibujando, pero que se explica a través de la solidez en casa. Racing, pese a perder un duelo, terminó sumando en cantidad después. El Lobo arrancó festejando, pero luego se equivocó y terminó lamentándose por los cuatro puntos que dejó escapar. Es que, con un hipotético empate de la Quinta y una posible victoria de la Sexta, la discusión hubiese sido otra. ¿La realidad? Marca que el tripero completó una jornada aceptable ante uno de los grandes y ahora pondrá todos los focos en Unión de Santa Fe.