Get Adobe Flash player
HEADER2018

JUVENILES | CLÁSICO

Media jornada pareja, que se tiñó de albirrojo

A lo largo de tres encuentros muy disputados, el Pincha terminó inclinando la balanza frente al rival de toda la vida.

F7GelpEdlp  Barro, fútbol y clásico. (Foto: Alejandra Cirer Chicchi)

LautaroPerez

A tan solo media hora del inicio de la jornada de clásicos, una lluvia torrencial con granizo incluido puso en duda todos los choques. Los árbitros decidieron y en City Bell, con las menores, la acción quedó suspendida. En Estancia Chica sí decidieron jugar, por lo que las mayores lo hicieron como pudieron. Al cabo del día, lo que pudo llevarse a cabo dejó saldo positivo en Estudiantes, que venció en Sexta y dio el gran golpe de la jornada. El resto fueron empates, donde el que remontó siempre fue Gimnasia. Se fue victorioso el León de Abasto, e incluso podría haber sumado más. Habrá que esperar para saber cuándo se jugarán los partidos de las categorías más chicas.

La mañana, retrasada, empezó cerca de las 9:30 con la Cuarta. La cancha se presentó en condiciones, para que los de Jorge San Esteban reciban a los de Martín Mazzuco. El partido no ofreció mucho y las situaciones más claras fueron de la visita, que hasta reventó el palo. En el segundo capítulo, el anfitrión hizo méritos, pero cuando parecía empate, Lautaro Ruíz Martínez se hizo cargo de un tiro libre y la colgó del ángulo. Y rápido, ya en tiempo de descuento, Estanislao Jara se paró frente al tiro penal -por el que fue expulsado Nazareno Colombo- y la clavó bien arriba para poner cifras definitivas. Sobre el final hubo emociones, pero fue 1-1 y ninguno pudo imponerse. Los del Coco continúan punteros, porque Boca perdió con River. Para el Pincha, por como llegaba al encuentro, terminó siendo un buen punto.

Después fue turno de la Quinta, quizás el sabor más amargo para los pincharratas hoy. Es que, temprano en el juego, Imanol Enríquez resolvió de gran manera un centro alto de Pellegrini con un buen cabezazo. De ahí en más, los de Salinas erraron algunas opciones claras. Los albiazules mejoraron en el complemento, pero las chances que parecían buenas fueron mal resueltas. Sobre la hora, y antes del descuento, el ingresado Nicolás Aires aprovechó el único error del fondo rival para definir rasante y al arco vacío. Salvó el empate el Lobo, y se lamentó el León, que no había sufrido tanto y podría haberlo liquidado antes. También 1-1 y un punto para ambos.

En el cierre, el juego más entretenido: el de la Sexta. Rápido y tras una polémica, Bautista Kociubinski capturó un rebote y la empujó para el 1-0. De ahí en más reaccionó el dueño de casa, que estaba dormido pero contó con Lautaro Chávez. Desde su zurda vino lo mejor, pero la mala puntería y el arquero Zozaya evitaron el empate que llegó luego, a través de la cabeza de Roberto Colucci. Y apenas pocos minutos después, Segundo Pachamé sorprendió a todos por atrás y puso el 2-1 tras un córner. Clave la rapidez para volver a estar arriba, para un equipo que sufrió las expulsiones de Vera, Benedetti y Lovazzano. Los de Pedro Verde jugaron más de media hora con al menos diez hombres, se dedicaron a aguantar y dieron el gran golpe en Estancia Chica.

De esta forma se llevaron a cabo los derbys de mayores, que dejaron a Estudiantes sumando cinco puntos y a Gimnasia solo dos de los nueve posibles. En las dos primeras categorías, los triperos corrieron de atrás a su rival y le robaron una unidad. En el último turno, la 2001 albirroja golpeó y aguantó, para llevarse los tres puntos del predio vecino. La Sexta quedó como la mejor división posicionada, dentro de la dira que coordina Pablo Quattrocchi. Los de Marcelo Ramos estuvieron por debajo de la media hoy, pero buscarán reivindicarse apostando a las más chicas.

Justamente sobre las menores, habrá que esperar para saber cuándo se jugarán los partidos. Hoy, la terna arbitral concluyó que jugar era poner en riesgo el físico de los jóvenes futbolistas de uno y otro. Cuando se enfrenten, seguramente entre semana, Gimnasia buscará levantar y aumentar su poca cosecha. Estudiantes, ponerle el broche de oro a una jornada lluviosa que lo tuvo como ganador fuera del Country.