Get Adobe Flash player
HEADER2018

JUVENILES | GIMNASIA

Lluvia de goles para terminar la Superliga

El Lobo fue superior a Colón, además de haber marcado muchos tantos. Cierre de un año irregular.

Festejo9naLautaroPerez

Después de suspensiones para recuperar partidos o incluso por el estelar Boca-River, Gimnasia le puso fin al segundo torneo corto de Superliga de Juveniles. Fue ante el Sabalero, a quien superó levemente: obtuvo 9 pts de 15 posibles, porque la Sexta no llegó a completar su partido por culpa de una intensa tormenta. En lo jugado, fueron tres victorias y dos derrotas para la tira albiazul, que se lució anotando goles y cerró de buena manera un año irregular. Con varias cosas mejoradas y otras tantas por corregir, el tripero le puso fin al 2018 deportivo.

La jornada, que tuvo a las menores jugando en condición de local, arrancó soleada y con mucho calor. Y también con emociones: si bien el encuentro fue parejo, a la Séptima que dirige José Luis Napolitano le vino bien pegar en su peor momento. Los santafesinos empujaban cuando Alan Gigena tomó un rebote de zurda y a pura rosca la clavó en el ángulo del segundo palo. En el complemento ampliaron Muro -de penal- y Ledesma, ya bajo el diluvio. La 2002 tuvo un año flojo, pero se dio el gusto de terminar el campeonato ganando 3-0.

Luego se jugaron 90' apasionantes. Es que la Octava de uno y otro protagonizaron un verdadero partidazo, que se terminó llevando la visita. Leandro Mamut abrió el marcador, temprano y de penal, pero en una ráfaga de tres minutos Colón lo dio vuelta. Si bien Ivo Mammini igualó abriendo su pie derecho, al poco tiempo la ventaja volvió a ser rojinegra. Todo eso, en solo el primer tiempo. En el segundo, los santafesinos golpearon rápido dos veces y eso hizo que el Mens Sana quede lejos, pese a que Mammini y Sánchez le dieron forma al 4-5 final. Un gran segundo tiempo no les alcanzó a los de Pablo Romero, que merecieron como mínimo una unidad ante el puntero y finalista de la zona.

Para cerrar, como no podría ser de otra manera, la mejor categoría del semestre también aportó tres puntos: la Novena de Andrés Ramos se impuso 3-2 en casa. En un primer tiempo donde le costó, el dueño de casa ganaba a pura efectividad gracias a un golazo de Tomás Ancherogguon y a un gran cabezazo de Uriel Quintana. Pero se durmió, su rival emparejó y le empató merecidamente. Sin embargo, antes de terminar el primer tiempo, Quintana se escapó por derecha y con un tiro cruzado puso cifras definitivas. Así, la 2004 se consagró como la división que más puntos sumó, terminó en la cuarta posición y a solo tres puntos del finalista, Boca.

 

Parejo e incompleto el trámite en Santa Fe


Las categorías mayores viajaron hasta el predio sabalero, donde obtuvieron una derrota y una victoria. La Sexta debió suspenderse a los 10' del segundo tiempo, ya que se hizo presente una tormenta eléctrica que obligó a suspender las acciones cuando iban 0-0. Antes, la Cuarta cayó por la mínima diferencia y cerró el año después de tres derrotas en fila. Flojo cierre para los de Jorge San Esteban, que en algún momento dependieron de sí mismos para clasificar a la final. Por otra parte, la Quinta triunfó 2-0 gracias a los goles de Bruno Palazzo y Tomás Cataldi, y terminó con una sonrisa un año que lo tuvo demasiado lejos de las buenas producciones.

Así se llevó a cabo la última fecha de la Superliga Juvenil. A lo largo de 13 fechas, Gimnasia acumuló 88 pts sumando todas las categorías y finalizó 20° entre 26 equipos. Esto es producto de un año muy irregular, que comenzó mucho mejor de lo que terminó. Si bien no jugó contra todos -los dos torneos del año se dividieron en dos zonas-, terminó demostrando que aún tiene varias cosas por corregir. Si bien lo importante no son los números fríos, el Lobo debe seguir creciendo en todos los sentidos.

Hoy, ante Colón, le puso fin a un año de altibajos, que deberá revisar de cara a lo que viene. Y lo que viene no está del todo claro: habrá que analizar la situación y las ganas del coordinador, Marcelo Ramos, para saber si seguirá el año próximo. Lo mismo para los CT de cada categoría. El 2019 promete ser de vital importancia otra vez para la estructura albiazul, por lo que deberá seguir trabajando, corrigiendo, mejorando y creciendo.