Get Adobe Flash player
HEADER2018

RESERVA | ESTUDIANTES

Desábato llega con un refuerzo abrochado: el Lomo será su ayudante en Reserva

Trabajo para Quatrocchi, Verón, Alayes y companía. El Pincha pierda a un soldado en el Staff de Juveniles y deberá buscarle reemplazante.

SalinasDesabatoBlasBonafini

Gustavo Salinas formará parte, desde el 2019, del cuerpo técnico de Leandro Desábato en la Reserva de Estudiantes. El Lomo, uno de los mejores formadores que acobijó el club desde hace diez años, dará el salto con el Selectivo, esta vez como ayudante de campo. El próximo domingo se despedirá dirigiendo la final ante Belgrano e indudablemente será el partido más importante desde su llegada al club.

"A mi me preguntan: ¿Lomo, cuando te vas a reir?, me cargan. Yo soy el ogro, capaz ganamos y a mi me quedaron cosas pendientes. Para los chicos no pueden ser todos elogios porque los confundís. Yo digo que es un elogio y dos críticas, así se equilbra", le dijo Gustavo Salinas a este medio en 2015, tras un fantástico año en aquel entonces con la categoría 98.

Esta declaración describe al Lomo. Un tipo sencillo, de perfil bajo, un tono serio y contundente, con el cual siempre priorizó la formación y la llegada del “mensaje” a los jugadores por sobre todo. Este mensaje dará un salto cualitativo desde 2019, ya que el actual técnico de la Quinta división será ayudante de campo de Leandro Desábato, que empezará su carrera como técnico en la Reserva albirroja. Un equipo, el Selectivo, que tiene el difícil desafío de armonizar la formación con los resultados, y el deseo de los jugadores de subir a Primera.

Gustavo Salinas llegó a Estudiantes en 2008, y con los años empezó a ganarse un lugar en la consideración de los distintos procesos que pasaron por el club en materia de Juveniles. Después de probar, fallar, intentar y formar una metodología idónea de trabajo, el Lomo recaló en las categorías de AFA. Primero en Sexta, y tras una decisión de los mismos jugadores (categoría 98), subió a la Quinta.

Correa, Ascacibar, Foyth, Gómez, Rodríguez, Cascini, Apaolaza, Sivetti, Acuña, Cejas algunos de los tantos jugadores que pasaron por el camino del Lomo, que allá por 2015 confesó que "en una mesa de luz lo tengo a Titi y en la otra a Iván Gómez, son mis dos debilidades”.

Junto a Martín Bouissou, y su ayudante de campo Maximiliano Marquestaut, el Lomo consiguió, por cuarto año consecutivo, dirigir a la categoría que más puntos sumó al cabo del año futbolístico. En este 2018, le sumó el agregado de llegar a la final del campeonato, después de diez años.

El próximo año lo recibirá en una función distinta, con otras aristas pero con una gran responsalibilidad. Retroalimentarse con un ex jugador de larga trayectoria, que hará sus primeras armas y buscará, el día de mañana, saltar a una primera división. La preparación física estará a cargo de Lucio Filomeno y quizás, desde junio, el CT lo complete nada menos que Rodrigo Braña.

¿Qué opina el hombre de Jeppener respecto al fútbol, los resultados y la formación? “Hay que conjugar las dos cosas, buscar el resultado pero no a cualquier precio, y eso es lo más complejo. Tenemos que formar jugadores ganadores porque el mercado argentino así lo exige, pero no a cualquier precio. La metodología es de las más complejas, con la que más riesgos tomamos, pero sabemos que es la mejor", resumió Salinas en la misma entrevista con Todo Juveniles. En relación a Estudiantes, los futbolistas y la cantera albirroja, sentenció: "No podemos formar jugadores que solo sirvan para jugar en Estudiantes. El club tiene que exportar, sino te quedás sin recursos”. El Lomo, esta vez, estará ante un desafió mayor. Dos críticas, un elogio, ahora en Reserva.